Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

29/03/2013

- Antártida

2 comentarios

Actitud positiva y perseverancia…

Terminó la campaña antártica y no se logró instalar el nuevo equipo que llevábamos para transmitir vía radio los datos de la estación de medida. No, no se logró poner el equipo en marcha. Fue grande la desilusión con la falta de profesionalidad de la empresa alemana donde compramos toda la instrumentación. Nos sentimos “tirados” y “abandonados”. Ellos habían conseguido vender su “producto” y después se desentendieron completamente.

No os podéis imaginar la tristeza con la que de nuevo volvimos a armar aquellas cajas en la que transportamos todo el material, embalamos todo el equipo cuidadosamente en ellas y de nuevo las embarcamos en el Hespérides. Llegarán a Cartagena a finales de mayo. Las tendremos que recoger nuevamente y después las enviaremos a la empresa alemana. Estamos seguros de que lo que pagamos por el equipo no nos lo van a devolver, visto lo visto. Pero está claro que nosotros no nos vamos a quedar con un equipo que no funciona…

A pesar de que este objetivo no se logró sacar adelante con éxito, los que ya nos conocéis sabéis que nos gusta afrontar la vida con una actitud muy positiva. Y eso hemos hecho en esta ocasión. Fijaros, la estación de medida está funcionando con el equipo nuevo que habíamos instalado hace un par de años. Estamos registrando datos en continuo desde enero de 2002 en el que instalamos definitiva esta estación de medida en la Antártida y comenzamos con las mediciones. Son medidas que se registran cada hora, fijaros bien: ¡cada hora desde enero de 2002, ya hay un montón de información!

Con esa reinstalación que hicimos hace un par de campañas antárticas, la estación quedó muy mejorada, con equipos más robustos, en doble por si llega a haber un problema con uno para no perder esa continuidad de los datos que es tan importante, y además la memoria de almacenaje de los equipos es mucho mayor que la que teníamos anteriormente.

Por todo ello nuestra sensación, tras no poder poner en marcha en esta ocasión el envío de datos vía radio, no queda empañada por una actitud negativa o de derrota. ¡Sí, es verdad!, si todo hubiera salido bien, ahora mismo estaríamos pudiendo acceder a los datos que allí se generan, en tiempo presente desde aquí, desde España. ¿Pero sabéis cómo nos lo planteamos? Tenemos que volver, no sé cuando podrá ser. Quizás en un par de años, no lo sé ahora a ciencia cierta, pero lo que está claro es que tenemos que volver. Hay que intentar de nuevo, con otro tipo de equipos, realizar la instalación que tenemos en mente. El Instituto Antártico Uruguayo y el Servicio Geográfico Militar siguen con interés en esta colaboración conjunta. Probablemente busquemos este tipo de equipos en Rusia, parecen ser más robustos en todos los sentidos y con la fiabilidad que no nos han aportado los alemanes.

Por la trayectoria del trabajo que realizamos en las zonas polares, estamos muy acostumbrados a tener imprevistos y problemas habitualmente. No son lugares fáciles para trabajar y sacar los objetivos adelante. Por eso es tan importante para nosotros, no hundirse ante las adversidades, ni entristecerse, al contrario, nos ayudan a mejorar las estrategias, a seguir siempre hacia delante.

Una cosa está clara, en esto y en todo en la vida. Es muy importante afrontar cada día con una inmensa actitud positiva. Ser capaz de contagiarla alrededor de cada uno, en nuestro entorno allá donde cada uno se encuentre. Y si esta actitud positiva en la vida, va acompañada de perseverancia, os aseguro que prácticamente todo lo que nos propongamos, lo vamos a conseguir. Y por suerte, estos dos elementos moran en mi interior…

  • Amanecer antartico

Etiquetas:

Compartir:

2 comentarios:

  • Por Alejandro Alvarez Luque (29/03/2013, a las 17:59)

    La nueva entrada de Karmenka deja al leerla un sabor agridulce. La parte ácida se debe a confirmar lo que ya suponíamos: no se pudo instalar el nuevo equipo alemán para disponer de los datos vía radio, en tiempo real, desde España. (Nos imaginamos la rabia contenida al volver a empaquetar todo el equipo. Y es que hay "bromas" demasiado pesadas : Pérdida de dinero, de tiempo, de trabajo y de no alcanzar un objetivo fudamental en esta expedición. La empresa alemana, si le queda un poco de vengüenza, debería o poner a funcionar la emisora o devolver el dinero. Como tienen fama de serios esperemos que lo demuestren). La parte dulce es cerciorarnos, una vez más, del entusiasmo inquebrantable de nuestros queridos y admirados Adolfo y Karmenka. Acabo diciendo que esa actitud positiva y esa perseverancia están siendo aprendidas por los expedicionarios y a todos se lo agradecemos.
    Empar: nos vas a conseguir enamorar de las nubes. Da gusto sentir el entusiasmo que pones en las explicaciones. (Hoy hemos tenido por aquí, durante la mañana, un variado desfile de varios tipos de nubes. Y claro, va uno paseando y va poniendo nombre a cada tipo de nube. Ahora llueve mansamente. Así germinará mejor el perejil que he sembrado hoy...).

  • Por Empar Landete Bermell (08/04/2013, a las 17:34)

    Sí que es triste lo que cuentas Karmenka, espero que se solucione el tema con la empresa alemana, por el bien de la exploración y de vuestra investigación... Espero que les apretéis las tuercas a los germanos, ya que ellos están disfrutando de apretar tornillos en casi toda Europa. Ánimo compañera.

    hola Alejandro!
    Me alegra que vayas mirando hacia arriba, y te empiecen a encantar esos algodones flotantes que nos regala la atmósfera.

    Para mí es fascinante, el cielo nunca me deja de sorprender, ahora me estoy liando con la astronomía. Porque cuando la luz solar desaparece, el universo nos muestra su inmensidad llena de lucecitas .

    saludos amigos.

Escribe un comentario:

*:
*:
*: