Adolfo:

Adolfo: "¿Por qué Karmenka?"

En la organización de una expedición glaciológica, a los nuevos participantes les pido que cumplan dos condiciones:

  • Primera: “Que el riesgo objetivo sea mínimo”. Tanto al descender los “moulins” para penetrar en el interior de los glaciares siguiendo los pequeños cursos de agua, como en los grandes recorridos sobre el glaciar, aprendiendo a leer las trampas de nieve que enmascaran las grietas en éstos.
  • Segunda: “Que mientras dure la expedición los objetivos de la misma sean prioritarios a los personales”.

Del casi centenar de personas que han participado conmigo en expediciones a glaciares, solamente seis han cumplido suficientemente ambas condiciones. De ellos, cinco tienen dificultades para compaginar sus obligaciones profesionales en empresas privadas con las expediciones. Queda Karmenka.

Y hablando de ella, es muy resistente físicamente y capaz de soportar el frío de manera muy similar a la mía. Se fija con gran detalle en todas las labores que realizamos y las aprende rápidamente. Su disposición, se puede decir que es máxima.    

Su formación académica y trayectoria profesional las considero especiales. Es experta en ciencias deductivas, formación complementaria a la mía que es más inductiva, proviniendo de las ciencias experimentales (química), de la evolución de los procesos meteóricos (termodinámica aplicada) y de las ciencias de la naturaleza (geología). Ella deduce y yo induzco. Para ambos, los datos son fundamentales y somos conscientes que hay que tomarlos “in situ”, y mejor si son series temporales, pues constituyen una base empírica robusta para poder aplicar los nuevos modelos matemáticos. Por eso ambos somos codirectores de GLACKMA.