Últimos comentarios

Artículos por expediciones

Selecciona una categoría:

Blog del Afiliado

  • Las rutas del agua por Empar Landete

    Motilla del Azuer en Daimiel

    Aún estoy con el esplendor esmeralda en los ojos, recuerdos de los magníficos paisajes que hemos visto en esta última “kedada” de GLACKMA por tierras manchegas de las Lagunas de Ruidera y parajes andaluces, pues llegamos hasta Sierra Morena, han sido unos días magníficos en plena naturaleza...

    Para mí han habido experiencias nuevas, pues nunca había remado en piragua, pues soy ave de secano, pasar por un puente tibetano, improvisado por Emilio y los demás componentes del equipo GLACKMA, bajar a una cueva y observar cómo se forman unas galletitas de calcio sobre las mansas y cristalinas aguas en el fondo de aquella absoluta oscuridad... (Por tensión superficial se queda en superficie mientras esté en absoluta calma, si hay una pequeña olita se hundiría).

    La preciosidad de las Tablas de Daimiel, con todo su esplendor al atardecer, cuando el bullicio humano ha abandonado parte del parque natural, caminar entre los cañaverales, árboles y matorrales, acompañados del canto de algunas aves, que se disponían a buscar lugar para pasar la noche... Incluso tuvimos la suerte de ver unos jabalíes que se iban a cenar...

    La ruta de la Cimbarra por Sierra Morena, francamente fue lo que más me gustó, me impactó muchísimo contemplar las cascadas, su vegetación, sus tortuosas sendas, incluso tuvimos que hacer algo de escalada.

    El silencio, sólo roto por el canto de algún pájaro, nuestras pisadas sobre la hojarasca, o el cuidado esta piedra resbala!!! (jajajaja).

    Observar como los rayos de Sol del atardecer, con sus dedos largos y luminosos pintaban de verde-dorado las hojas de los chopos... el cascabeleo del agua que corría por los interminables arroyos, que acompañaban nuestro camino...

    Esas enormes paredes verticales de cuarcita, veteadas de rojizo, que se elevaban sobre nuestras cabezas como queriendo tocar el cielo, formaban preciosos cañones por donde transcurrían cascadas y riachuelos.. 

    Ha sido una experiencia maravillosa, pues no conocía la belleza que escondía el norte de Andalucía.

    No quiero terminar este relato, sin darle las gracias a Adolfo, por sus explicaciones sobre las piedras y composición de los macizos montañosos que nos acompañaban. Debe haber acabado un poco harto de mí, siempre haciéndole preguntas... pero es que Adolfo es un pozo de sabiduría, y a mí me faltará tiempo en este mundo para saber el porqué de muchas cosas, pues la ciencia es muy larga y la vida muy corta.

    Gracias a Emilio por buscarnos estas rutas y lugares tan entrañables, que se quedarán impregnados en mi retina durante mucho tiempo...

    Así son las “kkdas” GLACKMA, cuando te vas para casa notas una sensación maravillosa por las experiencias vividas con los compañeros y otra cosa que siempre he notado, una cura de risoterapia, nos pasamos el día riéndonos.

    En pocas palabras, estas reuniones son para mi muy gratificantes...

    Ahora ya cuento los días esperando la KKDAA del año que viene...

    Ver galería

    Etiquetas: