Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Dos horas más tarde…

    ¡¡Como para no ponerse nerviosa!! Dos horas más tarde del cambio de planes que os acabo de contar con respecto al cruce a la Antártida, otra llamada modifica lo último previsto.

    La sonrisa se va dibujando en mi cara según escucho la nueva planificación: hay opciones de que haya ventana meteorológica y el cruce en el Hércules C-130 de Brasil lo podamos hacer mañana. Quizás cuando estéis leyendo esta nota mañana, estemos nosotros ya, rumbo al Continente Blanco.

    Etiquetas:

  • 30/11/2011

    - Patagonia

    7 comentarios

    Termina la etapa patagónica y comienza la antártica

    Exploradoras y exploradores… os cuento que he ido con un poco de retraso con los artículos del Blog. Lo he tenido muy difícil para poder ir encontrando lugares con internet y al mismo tiempo que fuera compatible con nuestros recorridos de exploración. Por estas zonas que nos hemos ido moviendo, no es tan fácil encontrar una opción de trabajar con internet.



    Os dejo ahora tres vídeos que os he hecho con la última parte de exploración, que nos ha llevado tres días. Os propongo una especie de juego. Mirad los vídeos y describidme lo que veis, lo que hemos conseguido o lo que no hemos conseguido en nuestro propósito inicial al querer recorrer el Campo de Hielo Norte. Ayudaros del mapa que os dejé el otro día y localizar la ruta que hemos seguido, os he puesto suficientes pistas en los vídeos para que podáis descubrirlo.



    Sobre nuestro regreso a Punta Arenas os contaré que pasamos a Argentina por el paso fronterizo Río Jeinemeni que está al lado de Chile Chico. Y de ahí salimos por la carretera 43 de Argentina hasta el Atlántico, bajamos al Sur por la costa hasta Río Gallegos por la carretera 3. Al poco de pasar esta conocida ciudad argentina y a través del paso fronterizo Integración Austral (nombre argentino) o Monte Aymond (denominación chilena) entramos de nuevo en Chile para continuar rumbo a Punta Arenas. Fue un recorrido más largo que por el que subimos al Norte, pero la carretera era asfaltada casi en su totalidad. Resultó una mejor opción que la pista 40 que tomamos a nuestra ida al Campo de Hielo. ¿Sabéis que en todo el recorrido desde que salimos de Punta Arenas hasta regresar, hemos hecho 4000 kilómetros? Y casi todos, ¡en pistas de ripio!



    Aprovechando el final de esta etapa patagónica y el inicio de la próxima antártica, os quiero preguntar una cosa sobre los vídeos, ya que siendo novata en esto de grabar y editar, quiero mejorarlo. ¿Os gustan cómo van?, ¿os ayudan a entender el texto y por dónde andamos?, ¿cómo preferís que sean?, ¿qué cambiarías? Ayudadme con una buena crítica y así lograremos entre todos mejorar la técnica.

    Os digo que recién llegamos a Punta Arenas y mañana… ¡¡¡cruzamos a la Antártida!!!. Volaremos en un Hércules C-130 de Brasil… ¿sabéis? Estoy nerviosa. A pesar de llevar ya más de una década cruzando cada año al Continente Blanco, mis nervios siempre afloran cuando se trata de embarcarme de nuevo en una aventura a la Antártida. Y fijaros que este año será ya mi  tercer viaje a este lugar (verano: febrero-marzo 2011, invierno: junio 2011… y ahora en primavera desde el 1 de diciembre de 2011).

    Ojalá tengamos ventana meteorológica que permita el aterrizaje y mañana podamos pisar el Continente Blanco.

    …………..

    Justo estaba subiéndoos este artículo al Blog cuando una llamada rompe con esta esperanza de cruzar mañana. Parece que la opción de volar se retrasará al menos un día. Ya os contaré…

    Etiquetas:

  • De Cochrane a Tortel

    Amanece un día espectacular, despejado y brillante… ¡Genial! Parece otra Cochrane, con mucha más vida y llena de colores. Es un núcleo urbano de unos 2.300 habitantes, que se trazó en 1930 por orden del Gobierno sobre terrenos arrendados a la empresa ganadera Sociedad Explotadora del Río Baker, ya que el Estado buscaba crear núcleos urbanos en el territorio de colonización.

    Tomamos la ruta 7 que se dirige hacia el Sur, hasta Caleta Tortel. Vamos contemplando multitud de cascadas y bosques de ciprés. Pasamos los lagos Esmeralda, Brown, Chacabuco y Vargas.

    Avanzamos continuamente a lo largo del río Baker, cuyas aguas van formando una gran cantidad de remolinos y son de un impresionante color turquesa. ¿Sabéis que es mi color preferido?... Así que os podéis imaginar lo feliz que voy durante todo el recorrido.



    Otra curiosidad: Río Baker es el más caudaloso de Chile y recorre 200 kilómetros hasta el mar, en Caleta Tortel. Y alcanzar este lugar al final del recorrido es una verdadera sorpresa. ¿Por qué? El vehículo hay que dejarlo a la entrada del pueblo, en la plaza, ya que las calles han sido reemplazadas por una extensa red de pasarelas construidas en ciprés.

    Es un pueblecito de unos 350 habitantes, que ha sido declarado Zona Típica en el año 2001. Surgió primero como un campamento maderero para la explotación del ciprés, cuando entre 1904 y 1908 la sociedad Explotadora del Baker operó en un sector muy cercano a este lugar. Gradualmente se va construyendo en madera de ciprés de las Guaitecas, una ingeniosa y compleja red de pasarelas, escaleras y puentes que pasa sobre las rocas, la vegetación y pantanos, conectando los embarcaderos con las casas, distribuidas en distintos sectores de un gran peñón.



    Aprovechando el buen tiempo que nos toca hoy, regresamos a Cochrane para continuar mañana hacia el Norte, pues los glaciares que quedan en esta parte, están ya ubicados a cotas muy altas y no nos valdrían para nuestro trabajo. De nuevo a lo largo de todo el recorrido del río Baker con sus espectaculares aguas turquesas… ¡un magnífico día!

    ¿Habéis sido capaces de encontrar el recorrido que os describo en el mapa que os dejé ayer?, ¿Qué os ha parecido Tortel?

    Etiquetas:

  • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile

    Comienza nuestra andadura en busca del Campo de Hielo Norte en Chile y para ello, aprovechando la extensa y llana pampa argentina, dejamos El Chaltén junto al Fitz Roy y subimos hacia el Norte. Os dejo aquí el trocito de mapa por el que nos estamos moviendo estos días y así podéis seguirnos con más facilidad y ver por donde andamos. Os dejo uno más general donde tenéis los Campos de Hielo y ubicáis el Fitz Roy abajo y otro con más detalle del Campo de Hielo Norte por donde nos vamos a mover.

    Decidimos tomar la pista 40 en Argentina y subir por ella hasta Bajo Caracoles a la altura del Campo de Hielo Norte. A partir de ahí por la 41 entramos en Chile a través del Paso Roballo. Os diré que esto que se ve así tan fácil en el mapa, ha sido complicado, dos días de conducción continua porque la pista 40 de Argentina, no es que sea de ripio… está además en obras, casi en su totalidad. Y, ¿qué es lo que han hecho? Han abierto una pequeñita al lado, que va cruzando continuamente las obras, pero está en muy malas condiciones. Para que os hagáis una idea, nos obliga a tener que ir a una media de 40 km/hora. Mientras estamos en ruta vamos durmiendo por el camino, en el coche con los sacos de dormir. No es lo más confortable, pero sí lo más operativo.

    En las proximidades del Paso Roballo, vamos dejando por fin la extensa pampa y el paisaje nos comienza a dejar disfrutar de lo espectacular que es el adentrarse en la Cordillera Andina tras estas enormes planicies.

    Entramos por fin en Chile por la frontera en el Paso Roballo. Los caminos que vamos a recorrer durante todos estos días, ya os advierto que son todo pistas de ripio. Todas esas carreteras que veis marcadas en el mapa son todas  pistas.

    La entrada en Chile nos saluda con lluvia que pronto se transforma en nieve, la temperatura que cae hasta los 3ºC, pero con unas bonitas estampas de los guanacos y los ñandús.



    Una vez en Chile, por el Cordón Chacabuco llegamos a Cochrane y con ello el final de un día más. Ojalá mañana tengamos buen tiempo y las nubes se retiren para dejarnos vernos el entorno tan espectacular que nos rodea.

    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile
    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile
    • Por el paso Roballo cruzamos de Argentina a Chile

    Etiquetas:

  • Estación CPE-HUE-49ºS de registro de descarga glaciar

    Me quedó pendiente ayer contaros con algo más de detalle qué es lo que medimos en esas sondas que dejamos instaladas. Estamos registrando lo que llamamos descarga glaciar, que no es más que el hielo que se funde en forma de agua.

    Primero, debemos de seleccionar un glaciar que nos permita realizar esta investigación, son varias circunstancias que se deben dar, no creáis que es tan fácil. Aquí hicimos una expedición sólo exploratoria en el verano austral del 2009, recorriendo varios glaciares de la zona y uno de los posibles y de más fácil acceso fue este, el glaciar Huemul.



    El hielo que se va fundiendo en los glaciares, termina saliendo por su frente, formando diversos ríos. Como buscamos conocer todo el hielo que se funde en dicho glaciar, necesitamos medir todo esa agua. Por tanto, para facilitar el trabajo y reducir el error, es conveniente que todos los ríos generados en el frente del glaciar, se terminen juntando en uno sólo, para medir en dicho lugar. En este caso, van a parar todos a una laguna y tras ella sólo sale un único río, que es donde hemos instalado la estación. Por cierto, una laguna con unos colores preciosos.

    Necesitamos además tener alguna zona de roca en alguno de los márgenes del río, para poder fijar las sondas que quedarán todo el año midiendo y registrando datos. Con dichos instrumentos obtenemos datos de varios parámetros del río y con un complemento de trabajo que debemos realizar midiendo directamente en el agua, terminamos calculando el caudal en continuo, es decir, el agua que lleva el río cada hora y por lo tanto conocemos  el hielo que se funde. Cuando crucemos a la Antártida os explicaré estos trabajos que debemos realizar en el río para terminar conociendo el caudal. Ahora de momento quedaros con la idea que con esas sondas terminamos registrando datos de la descarga glaciar en continuo, es decir que conocemos el hielo que se funde en dicho glaciar durante todo el año y un año tras otro.

    Os decía más arriba que en el año 2009 realizamos una expedición exploratoria a la zona, seleccionamos este glaciar y posteriormente en febrero de 2010 regresamos con todo el material para realizar la instalación de la estación de medida. Desde entonces no habíamos regresado y por eso ahora hemos extraído de la memoria de las sondas los datos almacenados durante casi estos dos años.

    Para el trabajo en esta zona, habíamos comenzado una colaboración con la Unidad Académica de San Julián de la UNPA (Universidad Nacional de la Patagonia Austral). Nosotros nos encargábamos de instalar y mantener la estación de medida de descarga glaciar y ellos una estación meteorológica, pues precisamos también de datos meteorológicos para complementar la investigación. Ya que de esa manera podemos analizar qué relación existe entre los diferentes parámetros meteorológicos y el hielo que se funde.

    Bueno, ¿qué pasó con la UNPA? No sabemos. Nosotros cumplimos con nuestra parte del trabajo, pero la estación meteorológica no se ha instalado. Por eso, para tener al menos algunos parámetros de la meteorología, instalamos en esta ocasión un sensor que mide temperatura ambiente y humedad relativa.



    Pues bien, ya sabéis lo que medimos en esta estación, que llamamos CPE-HUE-49ºS. ¿Por qué ese nombre? Por las siglas de Cuenca Piloto Experimental ubicada en el glaciar Huemul de la Patagonia Argentina, a latitud 49ºS. Es una de las más recientes que tenemos en GLACKMA.

    Contentos porque todo queda bien en esta estación, regresamos a El Chaltén, nos despedimos de nuestros amigos y con el 4x4 de nuevo nos ponemos en ruta al Campo de Hielo Norte. Queremos explorar un poco los glaciares de esta zona, por si encontramos alguno donde poder instalar en el futuro una nueva estación de GLACKMA… cuando se consiga financiación para ello.

    El camino es largo, subiremos por Argentina para pasar después a Chile, pues es la única opción por tierra que tenemos de adentrarnos en el Campo de Hielo Norte. El paisaje promete ser espectacular… a ver si el tiempo nos acompaña.

    • Estación CPE-HUE-49ºS de registro de descarga glaciar
    • Estación CPE-HUE-49ºS de registro de descarga glaciar
    • Estación CPE-HUE-49ºS de registro de descarga glaciar

    Etiquetas:

  • Alcanzamos el glaciar Huemul

    Al sonar el despertador a las 4:30 de la mañana, observo por la ventana que está completamente cubierto. No se alcanza a ver ni el propio Fitz Roy… Bueno, me quedo sin poder filmar el amanecer en estas cumbres… Otra vez será. Retomo el sueño hasta las 7:00, hora en que nos levantamos y nos ponemos en camino hacia el glaciar Huemul. Son 37 kilómetros.

    Nos toca algo de lluvia de vez en cuando, pero no es continua así que es bastante llevadera. La temperatura es de 6ºC y en algunas ocasiones baja algo, pues el agua se convierte en agua-nieve. Pensad que andamos por el Hemisferio Sur, por tanto estamos en el final de la primavera y en zona de montaña.



    El último ascenso para alcanzar el glaciar lo tenemos que realizar a través de un bosque precioso de lengas. Cuando llegamos a nuestra estación de medida, lo primero que tenemos que hacer es cruzar un pequeño río de apenas 3 metros de ancho, pues las sondas de medida las tenemos en el otro margen del río. En una mochila preparo el ordenador de campo, los cables para conectar con las diferentes sondas de la estación… y me quito las botas, calcetines y pantalones para cruzarlo.



    Podía haber traído unas botas, pero eran necesarias unas un poco altas y ocupan su volumen en la mochila, que ya viene suficientemente cargada y pesada. Además ahora no precisamos realizar ningún trabajo adicional de mediciones en el río, sólo se utilizarían para cruzarlo hasta la estación. El agua viene directamente del glaciar y… no está a 0ºC, pero no llega a 1ºC. Poniendo en la balanza todas esas circunstancias, decidí no traerme las botas.

    Así que con las piernas y pies desnudos cruzo el río con mucho cuidado de no ser arrastrada por la corriente en el punto de más caudal, pues a pocos metros agua abajo tengo una cascada. ¿Sabéis que pienso cada vez que me toca andar descalza sobre las piedras de un río? Que está muy bien eso de llevar calzado, pero que nos hemos hecho a nosotros mismo “blandengues” con tantas comodidades. Pienso en estos momentos en todos los que acostumbrados a andar descalzados son capaces de caminar sobre estas piedras del río sin sentir el menor daño…

    Una vez alcanzado el otro extremo del río, enciendo el ordenador, abro las tapas de los cabezales que protegen los lectores de las sondas y me dispongo a tratar de vaciar los datos almacenados en las mismas. Como sabéis los que nos seguís de campañas anteriores, sois conscientes del momento tan tenso… ¿por qué? Porque no siempre ha sido posible hacer la conexión entre el ordenador y las sondas, porque en ocasiones los aparatos se han dañado y han dejado de registrar datos, porque en ocasiones descubres que todo el trabajo y el esfuerzo realizado durante años se pierden en un segundo al encontrarnos algún daño o mal funcionamiento en los aparatos que dejamos midiendo año tras año en el lugar.



    Pero en esta ocasión, el momento de tensión e incertidumbre antes de conectarme con los aparatos, fue sólo un momento pasajero y pronto la sonrisa ilumina mi cara al comprobar que está todo funcionando perfectamente y que tengo ya en mi poder las series de datos continuas de los dos últimos años. Son datos que quedan registrados cada hora… seguro que sabéis calcular cuántos datos por parámetro medido he bajado al ordenador, desde la última vez que estuvimos aquí el 18 de febrero de 2010.

    Pero… os estaréis preguntando, ¿qué estamos midiendo con estos datos?, ¿por qué tanto esfuerzo para conseguir estas series continuas con mediciones registradas cada hora?... Os resuelvo todas estas incógnitas mañana, compañeros expedicionarios.

    • Alcanzamos el glaciar Huemul
    • Alcanzamos el glaciar Huemul
    • Alcanzamos el glaciar Huemul

    Etiquetas:

  • Primer trabajito quinquenal: Patagonia

    Os había anunciado que en esta ocasión vamos a cambiar un poco la estrategia de vuestra participación en el Blog. A parte de las pequeñas preguntas y comentarios que van en cada artículo, cada quincena os iré proponiendo un trabajo para que desarrolléis con tiempo suficiente.

    Este es el primero y vamos a poner fecha límite para que lo colguéis en el blog, hasta el lunes 5 de Diciembre inclusive. Os pido que preparéis un trabajo sobre la Patagonia, tened en cuenta que hay parte chilena y parte argentina, que hay parte ocupada por los llamados Campo de Hielo Norte y Campo de Hielo Sur. A ver qué averiguáis sobre el clima, la vegetación, la fauna, la forma de vida de sus gentes, quienes eran los antiguos pobladores… Todo lo que queráis investigar sobre la Patagonia, queda abierto en este primer trabajo.

    Cuando lo terminéis y lo vayáis subiendo al Blog, buscad este artículo e irlo añadiendo aquí, aunque ya hayamos avanzando con otros artículos en la expedición. Así nos quedan todas vuestras aportaciones juntas y entre todos conseguiremos una completa descripción de Patagonia. Os recuerdo que cuando busquéis información la contrastéis bien y al final redactéis algo con vuestras propias palabras y acorde a la edad que tengáis cada grupo.

    Etiquetas:

  • El Chaltén a los pies del Fitz Roy

    El camino que tenemos que recorrer desde Punta Arenas hasta El Chaltén es largo y nos lleva un día. Parte de las carreteras están asfaltadas, pero otros trayectos son todavía de ripio, lo que hace un avance más lento. El Chaltén, ¿dónde está? Es ya Argentina, pero se encuentra muy próximo a la frontera con Chile. Se trata de un pueblo que va creciendo de una manera muy notable, debido al turismo. ¿Sabéis por qué? Está en el flanco Este del Campo de Hielo Sur, al pie del impresionante Monte Fitz Roy y Cerro Torre, que con sus respectos 3405 y 3102 metros, son muy conocidos por las arriesgadas escaladas realizadas en sus paredes caracterizadas por su gran verticalidad. Es muy curioso el nacimiento de este pueblo, ya que es tremendamente reciente. Se fundó en 1985 y como os digo desde entonces va ampliándose a una gran velocidad. La última vez que habíamos estado en este lugar fue hace un par de años y el cambio que notamos es muy grande. Y, os estaréis preguntando, ¿por qué surgió este pueblo ahora tan recientemente?Os decía antes que estaba ubicado en tierras argentinas, pero casi en la frontera. Justamente ese es el motivo del nacimiento del pueblo, los argentinos quieren marcar claramente su presencia y hegemonía en la frontera con los chilenos. Pensad que la frontera entre ambos países pasa a través de la Cordillera Andina, y en las zonas cubiertas por los glaciares del Campo de Hielo se dificulta mucho dicha definición. Tenemos suerte a nuestra llegada a El Chaltén, ya que podemos contemplar toda la cordillera despejada con el imponente Fitz Roy. No es tan fácil contemplar una vista panorámica tan clara, pues habitualmente debido a la altitud de las montañas, los frentes de nubes suelen encubrirlos. Nos dirigimos al Hospedaje de La Guanaca, de nuestros amigos Victoria y Marcelo. Son encantadores, los conocimos hace tres años cuando estuvimos explorando esta zona y buscando un glaciar donde poder realizar nuestras investigaciones. Desde entonces, nos apoyan en todo lo que pueden cada vez que venimos. Una gran alegría volver a encontrarnos. Mañana tenemos que recorrer 37 kilómetros hasta el glaciar Huemul, en el que tenemos instalada una de las estaciones de medida de descarga glaciar de GLACKMA. Os contaré en el próximo artículo, que es lo que medimos en estas estaciones. Me acuesto pensando en levantarme tempranito mañana, a las 4:30 he puesto la alarma. Si amanece despejado, me alejaré del pueblo en un lugar que conozco y hay unas vistas impresionantes de la cordillera con el Fitz Roy y el Cerro Torre. Quiero hacer algunas grabaciones de vídeo. Justo al amanecer el sol las ilumina y cobran un color anaranjado que parece que están encendidas. Aquí os dejo una foto que tomé de este espectáculo hace un par de años… Bueno, por cierto, ¿la reconocéis en la cabecera del Blog que os puse en este inicio de expedición, verdad?

    • El Chaltén a los pies del Fitz Roy
    • El Chaltén a los pies del Fitz Roy
    • El Chaltén a los pies del Fitz Roy

    Etiquetas:

  • Nos dirigimos a la Patagonia Argentina

    Un par de días muy ajetreados en Punta Arenas, pero todo conseguido. Dejamos cerrada nuestra logística para cruzar a la Antártida el 1 de diciembre con un Hércules C-130 de Brasil. Parte del material que tenemos que llevar allí -casi 100 kilitos- se encarga el INACH (Instituto Antártico Chileno) de transportárnoslo hasta la Antártida con su carga durante la próxima semana en unos vuelos de la FACH (Fuerza Aérea Chilena). El resto de material, casi 150 kilos más, los tenemos ya en la Antártida, en una de las Bases, donde nos los dejan recogidos año tras año para no tener que andar moviendo tanto peso cada campaña.

    Y ahora, nos ponemos rumbo a la Patagonia Argentina con un 4x4. ¿Os venís con nosotros? ¡Va a ser genial! ¡Ya lo veréis!

    Etiquetas:

  • Vuelo a Punta Arenas, la puerta antártica chilena

    Han sido unas últimas jornadas largas y pesadas por el viaje tan largo dentro del avión, pero todo ha ido bien. El primer vuelo es realmente pesado, prácticamente 14 horas que unidas a las horas de espera en el aeropuerto antes de salir, se hacen casi inacabables. Lo peor es el escaso espacio que queda en el asiento con las piernas encogidas durante tanto tiempo. Lo bueno es el cansancio acumulado de los últimos días con todos los preparativos, pues uno se duerme en cualquier lugar. Yo creo que hubiera sido capaz de quedarme dormida incluso enrollada en una caja… Llegamos así a Santiago de Chile.

    Aprovechamos para estirar un poco las piernas en el aeropuerto, donde nos toca una espera inicial de 5 horas, que termina siendo otra más, pero ya dentro del avión pues estuvieron cargando el oxígeno, que al parecer no estaba listo. Emprendemos por fin el vuelo a Punta Arenas, al sur de Chile. Aunque este salto es ya más corto, apenas llega a las 5 horas, no sé cómo sentarme en el asiento. Tengo unas tremendas ganas de llegar y tumbarme estirada…

    En este último vuelo, el trayecto se realiza siguiendo la Cordillera Andina de norte a sur en su último tramo. A unos 1000 kilómetros al sur de Santiago comienzan a aparecer una numerosa serie de conos volcánicos que se extienden hasta las proximidades de Puerto Montt. Entre ellos destacan por su actividad reciente los del sistema Puyehue y Cordón Caulle.

    Este último entró en erupción el pasado 4 de junio, poco antes de nuestra vuelta de la última expedición invernal de la Antártida. En aquella ocasión no pudimos verlo al sobrevolar la zona, ya que el avión voló muy bajo -a tan sólo 2700 metros de altitud- y por la costa desde Punta Arenas a Santiago de Chile para evitar las cenizas. La pluma de la erupción se desarrolló exclusivamente hacia el Este, es decir, sin afectar apenas a los vuelos en territorio chileno, pero generando un gran caos en el espacio aéreo del sur de Argentina, especialmente en el entorno de Barriloche. El motivo de esta dirección predominante hacia el Este, se debe a que una de las Corrientes de Chorro Oeste-Este del Hemisferio Sur se ubica en estas latitudes.

    Os decía que en aquella ocasión no pudimos ver la erupción, pero ahora… ¡sí!, hemos tenido esa suerte. Y es que desde entonces, está todavía activo. Ahora sobrevolando a 11300 metros de altitud hemos visto el penacho de ceniza y piroclastos que arroja el volcán. Ahí os he preparado un pequeño vídeo para que lo veáis también vosotros.



    Pero no todo es perfecto… con ilusión esperaba poder contemplar el Campo de Hielo según avanzábamos al sur, pero las nubes poco a poco fueron cubriendo todo hasta que una densa capa nos hizo imposible ver nada. Lo dejo pendiente, a ver si a nuestro regreso está despejado y os puedo hacer un pequeñito vídeo de esa bonita parte del Hielo Patagónico Norte y Sur.

    En este seguimiento que nos hacéis en esta ocasión, la estrategia de trabajo para vosotros va a ser un poco diferente del curso pasado. ¿En qué sentido?  Es sobre los trabajos que os voy encargando. Habrá uno más completo cada quincena, de manera que tengáis dos semanas para poder realizarlo con tiempo y os salga muy bien. Yo os avisaré claramente y sabréis que se trata de un trabajo quincenal con toda claridad, no os preocupéis. A parte de eso y como vi el curso pasado, que os gusta que os vaya haciendo pequeños encargos, así lo haré. De manera que os iré orientando con breves cuestiones complementarias a los textos que os escribo para ayudaros a su compresión total. Y por supuesto, os queda siempre abierto el escribirnos y saludarnos, hacernos cualquier observación, contarnos lo que vais haciendo, cómo vais siguiendo el blog… A partir de ahora, estando lejos de nuestro país, todos esos comentarios nos ayudan a seguir con nuestra misión y nos alegran la jornada.

    Para que empecéis calentando motores, os encargo dos cosillas muy sencillas, que con vuestras propias palabras me digáis que es la Corriente del Chorro y que son los piroclastos.

    Etiquetas: