Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Finaliza la segunda edición del concurso ¡Ven a la Antártida!

    Queridos y amigos expedicionarios, con este último trabajito quincenal que habéis presentado, damos por finalizado el concurso ¡Ven a la Antártida! de este curso.

    Espero que hayáis aprendido cosas nuevas sobre estos mundos helados, que sepáis un poco más de los científicos que decidimos dejar nuestro despacho para meternos realmente en la naturaleza y ver qué está pasando. Ojalá que a lo largo de estos meses que hemos trabajado juntos, os haya podido transmitir un poco el respeto por la naturaleza que tan necesario es en nuestra sociedad que día a día se va alejando cada vez más de ella.

    Quiero daros las gracias por vuestra compañía durante estas aventuras. Cuando todo va bien es muy fácil continuar hacia adelante, pero cuando las cosas se complican, hay que buscar la fuerza que está escondida dentro de cada uno para continuar y no rendirse. En esos momentos, vuestras palabras de ánimo nos llegaron desde el otro hemisferio y a modo de un cálido abrazo nos ayudaron a seguir.

    Ahora el jurado deliberará sobre vuestra participación en el concurso y desde GLACKMA os convocaremos para la entrega del premio. Pero creedme, el mejor premio es la participación en esta aventura científica, que ya cada uno de vosotros se lleva dentro para siempre.

    En el Blog seguiré narrando vivencias y aventuras, sobre esta última expedición de la Antártida y después en el verano boreal os iré contando nuestras expediciones al Ártico, así que espero que sigamos en contacto.

    Ahora os queda una última etapa en el curso escolar y debéis de esforzaros al máximo. Ya sabéis que todo lo que exige un esfuerzo es lo que realmente merece la pena.

    ¡Hasta pronto, amigos expedicionarios! Ha sido un verdadero placer haberos tenido como partícipes de nuestras aventuras científicas.       

    • Iceberg en la Antártida

    Etiquetas:

  • ¿Cómo medimos en Caleta Potter?

    Al explicaros de qué se trata el proyecto europeo IMCOAST en el que estamos participando, os conté nuestra labor en el mismo.

    Por un lado aportamos todos los datos que en continuo estamos registrando desde enero del 2002 en la estación CPE-KG-62ºS, que ya sabéis que registra cada hora datos de la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde en forma de agua.

    Por otro lado y en Caleta Potter -en la que se encuentra la Base Argentina Carlini (ex Jubany)- registramos el grado de aporte de los sedimentos sólidos en tiempo presente, para poder estimar la variación de la radiación solar en los ecosistemas marinos. Medimos también las características geoquímicas del agua proveniente de la descarga glaciar, además de la temperatura del agua y conductividad para conocer la capacidad de hidrólisis de las rocas subglaciares y su posible generación de nutrientes. Toda esta información es valiosísima para los grupos de biólogos marinos que investigan en esta caleta.

    Para hacer estas mediciones en Potter, seleccionamos un riachuelo que provenga del glaciar y ubicamos en el mejor lugar una sonda multiparamétrica para registrar una decena de parámetros. Debido a que los sensores de esta sonda son extremadamente delicados, este equipo no puede permanecer todo el año en el exterior. Lo debemos instalar cuando el río ya está definido y retirar antes de que queden los sensores al aire cuando disminuya su caudal, pues sino se estropearían. Como es muy inestable la zona en la que se encuentran los posibles riachuelos que salen en esta caleta del glaciar, la instalación exige un control diario para ir reacomodando la sonda.

    Os dejo un vídeo en el que podéis ver cómo nos las hemos ingeniado para fabricar un soporte y poder instalar la sonda en este lugar. Fijaros también la diferencia de caudal del riachuelo en los días más fríos o cuando sube algo la temperatura. ¿Veis qué rápido responde el glaciar a cualquier variación de la temperatura ambiente? Por eso nos hemos centrado nosotros en medir la descarga glaciar, es un perfecto indicador de la evolución del calentamiento global.   

    Etiquetas:

  • Base Antártica Argentina Carlini (ex Jubany)

    Una parte de la expedición que nos faltaba por narrar es sobre nuestra etapa en la Base Argentina Carlini, que así no os suena de nada, pero era la que llamábamos Jubany durante nuestra estancia en la Antártida. Resulta que el pasado 5 de marzo de este año le cambiaron de nombre, pasando a ser ahora Carlini. Me costará acostumbrarme…

    Siguiendo con la presentación que os hice en el artículo anterior sobre el proyecto IMCOAST, os paso a narrar ahora en varios artículos nuestro paso por la Base Argentina. ¿Recordáis cuándo cruzamos para allí en nuestra expedición?

    A parte de las fotos que os dejé en su día sobre esta base y la Caleta Potter donde se encuentra, y las que acompañan el artículo anterior que son todas de esta zona, os he preparado un pequeño vídeo para que la conozcáis un poco mejor.

    Coincidencias: Hoy cumple 61 años el Instituto Antártico Argentino… Así que ¡¡FELICIDADES!!

    Etiquetas:

  • En ruta a Buenos Aires. Workshop del proyecto europeo IMCOAST

    Contraluz de un témpano

    Salimos a Buenos Aires… ¿Para qué? Tenemos un Workshop de los diferentes participantes del proyecto europeo “IMCOAST: Impact of climate induced glacial melting on marine coastal systems in the Western Antarctic Peninsula region”. Un “workshop” para los que no estéis familiarizados con esta palabra inglesa, es una especie de “taller”, de “reunión de trabajo”. A nivel científico, para intercambio de primeros resultados y establecer colaboraciones, la utilizamos mucho.

    Y sobre el proyecto europeo IMCOAST os diré que está dirigido por el prestigioso AWI (Alfred Wegener Institute) para Investigación Polar y Marina. Ha tenido tres años de duración y éste es el último. Lo formamos 8 proyectos individuales y 13 proyectos asociados de diferentes países: Alemania, Argentina, Bélgica, Brasil, España, Inglaterra y Holanda. GLACKMA aporta aquí uno de esos proyectos individuales que forman la base de IMCOAST.

    ¿Qué es lo que se investiga en este macro proyecto? Os voy a hacer una descripción general del “cuadro” actual para poder explicaros después nuestra aportación. En los últimos 50 años en la Península Antártica Occidental se ha observado un rápido calentamiento regional de la temperatura del aire amplificado con la tendencia del calentamiento en el clima global. Los sistemas glaciares en esta zona muestran respuestas directas a los cambios climáticos, incluyendo el rápido retroceso del frente de los glaciares, la rotura y disgregación de las plataformas de hielo y la aceleración del deslizamiento de las masas de hielo en el interior, así como un incremento de la fusión glaciar que contribuye al aumento del nivel del mar. Las elevadas temperaturas en el Norte de la Península Antártica, han producido periodos de verano más largos con mayores valores de fusión y áreas más amplias que se han visto afectadas de los procesos de fusión. Además el rango anual en la temperatura de la superficie del mar varía ahora sobre 3-5ºC en la región de la Península Antártica Occidental y ya empiezan a ser evidentes importantes cambios en los sistemas costeros y de la zona pelágica (pelágico: zona del mar alejada de la costa).

    Con esa situación actual descrita, ya os puedo decir que la estrategia de IMCOAST se basa en combinar diferentes aspectos físico-hidrográficos, sedimentológicos, geoquímicos y biológicos para reconstruir y modelizar, tanto en tiempo pasado, presente y futuro, la tendencia del sistema debido a los sedimentos de la descarga glaciar tomando como referencia las costas de la isla de King George, en el Oeste de la Península Antártida.

    Y ahora, ¿cuál es el papel de GLACKMA en IMCOAST? Por un lado aportamos datos de la última década relativos a la descarga glaciar. Para ello utilizamos la estación CPE-KG-62ºS que ya conocéis y tenemos midiendo en esta zona de la Antártida desde Enero de 2002.

    Por otro lado, con una sonda multiparamétrica que instalamos en Caleta Potter -junto a la Base Argentina Carlini (denominada Jubany hasta el 12 de marzo del 2012) y el Laboratorio Alemán Dallmann-, cuantificamos el grado de aporte de los sedimentos sólidos en tiempo presente en esta caleta, para estimar la variación de la radiación solar en los ecosistemas marinos. Medimos también las características geoquímicas del agua proveniente de la descarga glaciar, además de la temperatura del agua y conductividad para conocer la capacidad de hidrólisis de las rocas subglaciares y su posible generación de nutrientes.

    Es decir que la aportación de GLACKMA representa una sólida base de datos reales para ser utilizada posteriormente por los otros subproyectos de IMCOAST. Y gracias a la estación ya histórica CPE-KG-62ºS que tenemos registrando datos en esta parte de la Antártida, los datos aportados se refieren a la última década, lo que supone un verdadero tesoro en este tipo de investigaciones.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Una labor de hormiguitas…

    Me he sorprendido a mi misma, leyendo el Boletín Informativo de esta primavera de GLACKMA. Tantas cosas quedan siempre por hacer, tantas cosas están todavía en mente y con paciencia esperan su turno a que les toque salir a la luz del día… que a veces olvido que no dejamos de avanzar.

    Como una labor de hormiguitas incansables, que no cesa, que no se detiene nunca y que se va extendiendo cada vez más… esa es la grata sensación que tengo tras leer este último Boletín. A los que no lo hayáis hecho todavía os animo a que dediquéis unos minutos a la lectura del mismo. Encontraréis información actualizada sobre estos temas:

    1. Proyecto GLACKMA
    2. Concurso ¡Ven a la Antártida!
    3. Objetivo 3003
    4. Curso de Hidrogeología Kárstica y de medios anisótropos:
    5. Libros
    6. Tienda Virtual
    7. Conferencias GLACKMA
    8. Programa de conferencias a estudiantes:
    9. Programa de TV “Viviendo Al Filo”
    10. Campaña Boreal
    11. Curso en Islandia
    12. Solicitud de voluntariado

     ¡¡Muchas gracias a todos los que formáis parte de este “hormiguero”!! Y los que no… sabed que las puertas están abiertas… 

    • Deshielo del mar en el Artico

    Etiquetas:

  • Visita sorpresa a los expedicionarios del colegio La Antigua en Béjar

    Expedicionarios de Cuarto de La Antigua con Karmenka II

    Miércoles 4 de abril, último día de actividades escolares antes de empezar con las vacaciones de Semana Santa. Son las 12:30 y los niños del CEIP La Antigua en Béjar terminan el recreo. Están en el parquecito que tienen próximo al colegio. Regresan con sus profesores a continuar con las últimas clases antes de las vacaciones. Pero hay un grupo, los de Cuarto, que se quedan en el parque. Todo está coordinado.

    Su profesora, Isabel, sale a mi encuentro a la entrada del parque, nos presentamos y saludamos… pareciera que nos conocemos de toda la vida. Los expedicionarios no saben nada de esta visita… ¡Claro!, es una sorpresa especial para ellos. Charlando nos acercamos poco a poco a la pista, donde se encuentran jugando. “¿Me conocerán?”, le pregunto a Isabel… “Yo creo que no, de las fotos a la realidad y aquí en otro ambiente completamente diferente tiene que haber mucha diferencia”, continúo yo contestando a mi propia pregunta. “Vamos a ver, vamos a ver qué pasa”, me dice ella.

    Veo el grupito jugando, prácticamente juntos, salvo uno de ellos que está en este momento atándose una zapatilla, arrodillado en el suelo. Es Vicente, levanta su cabeza, nos mira, me ve… y no hay duda, me reconoce. Una enorme y sincera sonrisa se le dibuja en la cara. Casi inmediatamente, del grupo se oye una voz de sorpresa: “¡Mirad quién ha venido!”, y en seguida se oyen más voces: “Karmenka, es Karmenka”. Sus sonrisas, sus caras, reflejan que les ha gustado la sorpresa que Isabel les ha preparado para el último día.

    Hablamos en el patio un poquito, nos hacemos alguna foto al lado de la muralla y bajo un cerezo. Los expedicionarios juegan tirando a lo alto los pétalos de las flores del cerezo, que ya están en el suelo, imitando a la nieve cayendo en la Antártida.

    Vamos después al colegio, que es pequeñito, pero está muy bien preparado. Con Isabel hago un recorrido por las clases, saludando a todos los escolares y hablando un poquito con cada grupo. Después los expedicionarios de Cuarto, me enseñan su aula. Ahí tienen en la pared, un póster que han preparado con la actividad “Ven a la Antártida” y una tal “Karmenka” que viaja de Polo a Polo… ¡Qué ilusión me hace!

    Hablamos, me cuentan cosas, me preguntan, les pregunto… Han aprendido un montón con esta expedición virtual. Es un grupo encantador. ¡Qué ilusión más enorme tienen! Se me pasa volando el tiempo que estoy con ellos, hasta que llega su momento de inicio de las vacaciones. Salen algunos corriendo, felices, con ganas de empezar estos días de descanso…

    “Adiós Karmenka” me dicen mientras salen… y algunos de ellos se me aproximan y me sorprenden muy agradablemente sus comentarios, sus preguntas, sus observaciones:

    -       “¿Qué significa “Criokarst” que aparece en GLACKMA?”

    -       “¿Sabes Karmenka? Eres todavía mucho más guapa en realidad que en las fotos.”

    -       “Gracias por venir a vernos Karmenka”

    -       “¿Cuándo vas a volver a La Antigua a visitarnos?“

    Me despido de Isabel y regreso a casa llena de una gran alegría que me han transmitido los expedicionarios de Cuarto de La Antigua. ¡Cuánta ilusión, cuánta alegría, cuánta sinceridad, cuánta frescura!... Ojalá no las pierdan nunca, que al crecer sean capaces de conservar estos valores siempre con ellos. Continúo con mis reflexiones y me doy cuenta de la labor tan importante que los profesores pueden hacer con los niños en estas edades. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Refugio ruso Priroda: un paraíso antártico

    Pingüino papúa

    Un día de trabajo duro y largo en el glaciar. El viento no nos abandona durante toda la jornada y hace bajar la sensación térmica bastante. Estamos alejados de la zona del campamento, pero próximos a un lugar mágico. Propongo a Adolfo acercarnos a Priroda, propuesta que es rápidamente aceptada. ¿Sabéis que es Priroda (Природа)? Es un refugio ruso que está próximo a la costa, bajo unos acantilados, pero ya en la zona del Drake. Una zona donde siempre el viento sopla con gran intensidad, convirtiéndola en una costa tremendamente inhóspita.

    Salimos del glaciar, atravesamos la morrena perimetral, que por cierto es bastante inestable y nos lleva más tiempo del previsto y finalmente salimos a un  gran valle, próximo ya  al refugio ruso. Finales de diciembre y aunque ya es verano en estas latitudes, queda todavía algo de nieve en el valle.

    Según vamos avanzando, tenemos cada vez más cerca los témpanos próximos a la costa, que veíamos antes alejados desde lo alto del glaciar. Nuestro paso va disminuyendo según nos aproximamos a la playa… la magia del entorno nos empieza a envolver.

    Playa de arena fina y negra. Un grupo de elefantes marinos descansando, lentos y torpes en tierra pero agilísimos en el mar. Olas golpeando con furia los témpanos que se desgajan en pedazos cada vez más pequeños. El agua del mar moldeándolos a su capricho. Las olas, perdiendo su energía llegan a la costa, y ahí se quedan remolonas jugando con los fragmentos pequeñitos de hielo que han logrado capturar y arrastrar a la orilla…

    Percibes que poco a poco el entorno te envuelve, se apodera de ti… o logras inmiscuirte tú perfectamente en él. No sé cuál es la realidad. Tu mente viaja a, a… a no sé donde, ni, ni… cuándo. No existió el ayer, ni existirá el mañana. Sólo hay presente. Se acabó por completo la noción del tiempo. Es ahora, es este preciso instante, que te llena, te transporta.

    Siento como si el fuerte viento me llevara de un lado a otro, a su capricho. Sin oponer resistencia alguna me dejo guiar y zarandear, recorriendo por completo cada detalle del entorno que me envuelve. Me siento como en otra dimensión… Me percibo integrada en este entorno, en este mundo que es mágico de verdad.  

    Puf!!! Noto frío de repente. ¿Dónde estoy? ¿Qué me ha pasado? Miro alrededor. Adolfo me llama: “¿Seguimos? Te vas a quedar helada ahí quieta”  Como si despertara de un profundo y hermosos sueño, me pongo de nuevo en camino. “¿Dónde he estado? ¿Por dónde ha estado viajando mi mente?”, me cuestiono interiormente mientras, todavía atontada, avanzo.

    Dejamos la playa y tras una pequeña trepada por un acantilado alcanzamos el refugio ruso. ¿Sabéis que significa Priroda? “Naturaleza”. Un nombre perfectamente elegido para este lugar. Es muy pequeñito el refugio, pero es tremendamente acogedor. Fuera, el viento siempre soplando con esa gran intensidad en esta zona que da al estrecho del Drake, y sin embargo dentro, te encuentras perfectamente protegido. Es como un remanso de paz y de tranquilidad en medio del vendaval, de la tormenta. Es como un recuperar fuerzas para salir de nuevo al exterior.

    En el libro de visitas escribimos una notita y firmamos… Cada año, desde el 2000 que estamos viniendo a esta zona de la Antártida, es ya un ritual para nosotros, pasar al menos una vez por aquí y dejar nuestra firma en el libro de visitas.

    Presta estar aquí dentro sentados, sintiendo la intemperie dura y antártica en el exterior… Pero de repente hay que decir: “¡hasta la próxima, Priroda!”, y emprender el viaje de regreso.

    El camino de vuelta es lento… la mente está todavía medio perdida, medio viajando, medio remolona por un mundo mágico en el que ha logrado inmiscuirse completamente. Hay que ir asimilando y guardando dentro de uno todo este encanto del que se ha llenado y sabe que quedará dentro para siempre. Allá en el “mundo civilizado”, cuando la velocidad casi de vértigo a la que se mueve todo, te quiera empujar, tú sabes que tienes un tesoro dentro de ti. Sólo tienes que saber hacer una “paradita”, regresar a él, zambullirte de nuevo en ese mundo mágico, embeberte de su encanto… y estás listo de nuevo para salir a la intemperie.   

    Ver galería

    Etiquetas: