Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Comienza la Aventura Polar Científica

    ¡¡¡Bienvenidos jóvenes expedicionarios!!! Desde hoy os embarcáis en esta fabulosa Aventura, en la que os iremos guiando poco a poco a través de este Blog. Será nuestra forma de comunicarnos, os contaremos un montón de cosas, os propondremos algunas cuestiones, os resolveremos vuestras dudas, curiosidades,… Para que funcione bien, os tenemos que pedir que seáis activos escribiendo en el Blog, participando, haciendo vuestros comentarios… de esta manera tendremos una comunicación viva, ¡ya veréis qué gozada!

    Antes de nada voy a presentarnos: somos Adolfo y Karmenka. Adolfo es químico y geólogo y da clases en la Escuela de Minas de la Universidad Politécnica de Madrid. Yo soy matemática y doy clases en la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Salamanca. Una curiosa combinación de conocimientos: química, geología, matemáticas… para estudiar los glaciares, el deshielo de los glaciares. Interesante, ¿verdad?

    En condiciones habituales os estaría escribiendo ahora desde la Antártida, donde estamos viajando año tras año en continuidad desde el 2000… ¡Vaya, unas cuántas expediciones! Y esas sólo son a la Antártida. Trabajamos también en diferentes lugares de Patagonia y varios del Ártico. Pero, poco a poco. Ya os iré hablando de todo ello y presentándoos esos lugares tan hermosos de nuestro planeta. De momento, ¿qué tienen en común todos esos lugares que he mencionado? Que hay glaciares. Justamente ahí es donde trabajamos e investigamos, ¡en los glaciares!

    Os comenzaba el párrafo anterior, diciendo que en condiciones habituales estaríamos en la Antártida. Pero por primera vez este año no hemos podido ir. También hemos tenido que suspender la expedición al Ártico del pasado verano boreal. Esta crisis económica está haciendo acabar con todo. Suspendidas las subvenciones, tenemos que ir a mínimos, y poniendo de nuestra parte lo que podemos y con ayuda de los afiliados de la Asociación GLACKMA, nos hemos propuesto mantener funcionando todo el registro de datos que estamos llevando a cabo. Ya, ya, tranquilos, ya os iré contando de qué datos hablo y demás… tenemos tiempo.

    En esta Aventura Polar Científica, vais a participar con nosotros en ayudarnos a preparar la próxima expedición que realizaremos. Si no hay ningún contratiempo, será este verano boreal a los Urales, en la parte ya de Siberia.

    Para empezar calentando motores, vais a iros presentando, diciéndonos a los demás en que Centro estudiáis y en qué curso estáis y si queréis, vuestros nombres. Espero vuestros comentarios en el Blog para empezar a conoceros.

    ¡Ah!, por cierto, si no sabéis donde están los Urales, lo primero que tenéis que hacer es ubicarlos en un mapa. No podéis ayudarnos a organizar una expedición si no sabéis dónde vamos a ir.

    • Karmenka y Adolfo

    Etiquetas:

  • 11/01/2014

    - velero , equipo , Barco

    5 comentarios

    Trabajos de astillero

    Llegada al puerto

    Para satisfacer la curiosidad de todos aquellos que me habéis preguntado cómo va el trabajo del velero, os escribo este artículo. También, para todos los que tenéis esa misma curiosidad, pero no habéis formulado la pregunta.

    ¿Cómo empezar? Podría escribir un libro de esta aventura, quien sabe si algún día me sobra tiempo y me pongo a ello… Labores de rehabilitación en el barco, que comencé el 1 de octubre. ¡Qué lejos parece ese inicio! Fin de semana, tras fin de semana. No puedo decir que de sol a sol, porque comenzaba con luz artificial y terminaba de la misma manera para poder estirar cada día de trabajo. Me veía como una hormiguita queriendo mover una montaña. Al finalizar cada fin de semana y regresar a Salamanca, mientras conducía iba pensando en el trabajo hecho… ¡siempre me parecía tan poca cosa! Insignificante percibía el avance, en comparación con todo lo que quedaba por hacer.

    Fueron surgiendo muchos problemas con los que no contaba. Sinceramente, no creí en un inicio que tanto iba a ser el trabajo para rehabilitarlo. Problema de ósmosis, entrada de agua en la unión del casco con la cubierta y por una infinidad de sitios, depósito de combustible roto… Los imprevistos iban surgiendo uno tras otro. Y, todavía espero alguna que otra sorpresa…

    Querer explicaros con detalle todo esto y la forma de repararlo, creedme, me conduciría a escribir un libro. Ahora sólo os cuento que con trabajo y perseverancia, todo se puede conseguir. De no tener ni idea de las labores de astillero, estoy llegando a aprender de todo. El mérito no es mío, sino de la gente que me está orientando, que se han propuesto que tengo que conseguir, sí o sí, botar el velero… Y también de los que semana tras semana van viendo los pequeños avances y con sus palabras me llenan de ánimo para continuar. Verlos a ellos tan seguros de que lo voy a lograr, me hace olvidar esa imagen de la hormiguita intentando mover una montaña.

    Como os podéis imaginar, la mayor parte de las vacaciones de Navidad, las pasé en mi “astillero particular”. Es la primera vez en mi vida desde que empecé a trabajar que en vacaciones hago eso: ¡¡vacaciones!! Fueron unos días inolvidables, acompañada de grandes amigos que comparten conmigo esta enorme ilusión del velero. Rodeados de la gente de mar, que es muy especial, -ellos saben lo que es el apoyo y la solidaridad- me hicieron recordar el buen ambiente de equipo de las expediciones. Un invierno sin campaña antártica, pero con una experiencia inolvidable que estoy segura recordaré siempre.

    Regreso a Salamanca satisfecha por el avance realizado. Creo que en este momento, los trabajos de rehabilitación alcanzaron un punto de inflexión. A partir de ahora, poco a poco, cada pequeña labor va a ir siendo más visible.

    El último día, una mirada de despedida a mi velero… Me invadió una oleada de tristeza. ¡Qué hermosos días he pasado! Mi mente se desconectó por completo del estresante y alocado mundo civilizado. Tenía la sensación de que finalizaba una expedición. Mañana me levantaré y no podré venir a trabajar aquí…

    No quiero ni imaginar las sensaciones que llenarán mi vida cuando en lugar de venir al “astillero”, venga a navegar…

    Ver galería

    Etiquetas: