Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • El estellés más universal, Adolfo Eraso

    Adolfo en Urbasa

    Entrada espectacular a Estella por el magnífico hayedo de la Sierra de Urbasa. Los que conocéis esta sierra, sabéis que es una meseta de unos 1000 metros de altitud de media, que desciende abruptamente al norte hacia el corredor del Araquil y al sur, hacia las Amescoas. Los que no habéis estado allí nunca, ya sabéis de un bonito lugar para ir a explorar. Es hermoso y diferente en cada una de las estaciones… Esta sierra está muy karstificada y además de la belleza y tranquilidad que emanan de ella, qué mejor puerta de entrada para que Adolfo llegue a su ciudad natal en un día tan especial. La niebla también le quiso dar la bienvenida y fantasmagóricamente comienza a envolver el hayedo al ir ascendiendo… pero como os decía antes, este lugar es hermoso en cualquier época del año.

    De esta manera tan particular, Estella -ubicada en un gran meandro del río Ega y con un importante patrimonio monumental-, recibía a Adolfo Eraso el pasado viernes 29 de mayo de 2015, para rendirle un emotivo homenaje. Había sido ya nombrado Estellés del Año en 1994, pero con una trayectoria que no se detiene y sigue creando y avanzando en la ciencia, en la exploración, en la cultura y en la divulgación, recibe un nuevo homenaje en su ciudad natal.

    En la Casa de la Cultura Fray Diego de Estella-Lizarra tiene lugar el acto, donde Merche Oses, Presidenta del Centro de Estudios Tierra de Estella, hizo una presentación del bagaje académico de Fito -como le llaman cariñosamente allí- y María Napal, Presidenta del Grupo Espeleológico de Estella leyó una semblanza que recogió su recorrido vital. Dejaron bien claro que Adolfo es el “estellés más universal”. Es Patxi Areta, amigo y compañero de Adolfo de numerosas exploraciones, quien entrega la placa al homenajeado.

    Adolfo aludió al diapiro de Estella como su primer encuentro con la geología desde niño y realizó un resumen de su trayectoria desde su colección de minerales de la infancia y sus primeras exploraciones en las simas de Urbasa, hasta la actual investigación llevada a cabo en GLACKMA. Con su habitual humildad, Adolfo hizo saber a todos que esa trayectoria en su vida, no tiene mérito, porque siempre ha sabido lo que quería. “Ha sido muchas veces difícil seguirla, pero siempre sabía que tenía que elegir”. El pasado 14 de octubre cuando la Universidad Pública de Navarra lo invistió como Doctor Honoris Causa, Fito rompía con el dicho que asegura que “Nadie es profeta en su tierra”. De nuevo, ahora en Estella, contrarió esa afirmación.

    Termino el artículo con el último párrafo de la semblanza leída por María, pues refleja muy bien lo que significa Fito para Estella: “Todos los aquí reunidos queremos que sepas que además de admirar tu capacidad científica y todo tu trabajo, nos sentimos agradecidos de haber compartido contigo tu tiempo, y muy en particular Adolfo, queremos decirte que nos sentimos orgullosos de ser amigos tuyos y que te queremos”.

    Ver galería

    Etiquetas: