Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Inolvidable visita al Marqués de Valero en Béjar

    Todavía estoy sonriendo por dentro y también por fuera. Fue una visita inolvidable, son de esas cosas hermosas que se te quedan grabadas en el interior para siempre.

    Os tengo que hablar de Isabel, profesora que da clases actualmente en el colegio Marqués de Valero en Béjar, y es la fantástica “culpable” de estas experiencias tan lindas tanto para los pequeños como para mí. Nos conocimos ya hace tiempo, entonces ella daba clases en otro cole, La Antigua también en Béjar. Fue a raíz de GLACKMA, nuestras expediciones y la labor de divulgación que hacemos con los más pequeños en los colegios, en concreto en nuestra primera campaña con los coles, que llamamos ¡Ven a la Antártida! A través de mi Blog, llevé un montón de expedicionarios virtuales a la Antártida, durante varios años, porque la experiencia era fabulosa. Os dejo aquí un enlace de una de esas campañas que prepararon en el cole y ahí los veréis en la foto, todos ilusionados esperando mi llamada desde la Antártida con el teléfono satelital: Ven a la Antártida 2013

    ¡¡Toda una gozada para ellos y para nosotros!! Todavía ahora, viendo esa imagen de los pequeños ahí esperando delante del teléfono, me emociono no os imagináis cómo…

    Isabel y yo hemos seguido conectadas y siempre que ha sido posible he visitado a “sus chicos” o me han visitado a mí. Como una vez que venían de una actividad de Valladolid -de ser diputados por un día- e Isabel les tenía una sorpresa preparada: parada en Salamanca y encuentro con Karmenka. En otra ocasión el encargado de la sorpresa fue el destino, coincido con ella y uno de sus grupos, esquiando en la Covatilla. Es una profesora muy activa y siempre les está organizando actividades para motivarlos. Como yo les decía ayer, que son unos verdaderos afortunados de contar con una profe así.

    Bien, hecho este preámbulo, os cuento que el pasado martes hice una visita a los de 6º del Marqués de Valero. Ellos sabían de mí a través de Isabel que les cuenta cosas de GLACKMA, les enseña fotos, vídeos, leen cosas del libro Diario Polar… Vamos, que perfectamente sabían quien era yo. Pero como siempre, aparezco de sorpresa, de esas que tanto le gusta organizar a su profesora.

    Estaban en el patio finalizando el recreo y es cuando llego yo para ir a su clase. Os podéis creer que en un patio enorme y lleno de muchachas y muchachos correteando, gritando, riendo, jugando… ¡me descubren! No tardaron nada en verme, avisarse unos a otros y salir corriendo en grupo hacia mí, para fundirse en un abrazo gigantesco. ¡Qué bonito fue! Era cómo si me conocieran de toda la vida…

    Estuve con ellos en clase casi hora y media, hablándoles, contándoles cosas, contestándoles a sus interminables preguntas, dudas, curiosidades… Eran todo ilusión, ganas de saber, de descubrir, de conocer, curiosidad infinita, felicidad inmensa, admiración total…

    Después Isabel me bajó a ver a un grupo que tiene de 2º, a quienes también les había hablado de mí, empleando el libro Diario Polar. ¡¡Qué caritas las de los peques de 7 y 8 años!! En serio, ¡¡inolvidables!! Se quedaron paralizados al verme, pues para ellos era un personaje de un libro. Comenzaron a reaccionar y a querer saber y a mi pregunta de “¿quién se quiere venir conmigo en la próxima expedición?”, no hubo ninguna mano que quedara sin levantar.

    Expedicionarios del Marqués de Valero, id preparando vuestra mochila que ya sabéis que os llevamos con nosotros en la próxima expedición a Islandia y al Ártico Sueco, desde primeros de mayo hasta mediados de junio. ¡¡Nos vemos!!

    Etiquetas:

  • El tándem IANC-GLACKMA en las regiones polares

    La vida es a veces muy curiosa. Os voy a contar…

    Coincidiendo temporalmente con el evento -del que os hablaba en el artículo anterior- y en el que terminamos rechazando nuestra participación que claramente resultaba incompatible con los principios que tenemos en GLACKMA, surge una llamada, un nuevo contacto. Se trata de Carlos Caraglia, fundador del IANC (International Alliance for Nature Conservation, www.ianc360.com). Nos invita a participar con una charla en el II Congreso IANC que se celebrará el próximo día 20 de noviembre en Narón, A Coruña.

    Tras la experiencia negativa que acabábamos de sufrir, comienzo escuchándole con cierto recelo… Sin embargo, según avanzaba en su exposición, algo dentro de mí empezó a cambiar. Transmitía ilusión y profesionalidad que no dejaban de crecer conforme me ubicaba el evento del congreso como una pequeña pincelada dentro de un proyecto increíble. Una travesía fílmica por el Planeta Tierra, abordando de forma global el Cambio Climático.

    Al terminar la conversación, las pinceladas que me dio habían dibujado un objetivo nítido, basado en unos medios coherentes. En IANC y GLACKMA avanzábamos por caminos paralelos y con un objetivo común. Forma de abordarlo desde ambas Asociaciones, totalmente complementaria. Ellos con imagen y divulgación, nosotros con ciencia. Y en ambos casos sin opiniones, ni exageraciones, ni sensacionalismos, sencillamente la realidad que está teniendo lugar. Todo apunta a que pueda existir una interesante colaboración entre estas dos Asociaciones.

    Sinceramente nos ha sorprendido muy agradablemente encontrarnos con esta iniciativa, pues no es lo habitual. No sé si es que ha llegado la moda en nuestra sociedad del cambio climático o qué, pero llevamos una temporada en la que nos realizan propuestas de conferencias y de documentales que nos vemos obligados a rechazar, pues tienden a adoptar un giro sensacionalista del que nosotros huimos por definición. A nosotros nos gusta divulgar con base científica y apoyarnos en los miles de datos que registramos anualmente en cada una de las estaciones de medida que tenemos implementadas en ambas regiones polares. Nada de opiniones.

    Con ilusión desde GLACKMA por el apoyo mutuo que podemos darnos entre estas dos Asociaciones, confiamos en poder avanzar juntos en esta “aventura polar científica y divulgativa”.

    Etiquetas:

  • Mágica conexión con el alumnado de La Salle en Santa Cruz de Tenerife

    A las puertas del colegio La Salle

    Todavía estoy llena de la gran cantidad de sensaciones que me invadieron al terminar las dos charlas que acabamos de impartir Adolfo y yo en el Colegio La Salle San Ildefonso en Santa Cruz de Tenerife. Más de un centenar de alumnos en cada una de ellas. La primera con los alumnos de 1º de Secundaria y a continuación los de 2º.

    Siempre, antes de una conferencia de tipo divulgativo, sea el público que sea, tengo una especie de… nerviosismo no es correcto decir, sería más adecuado hablar de incertidumbre sobre el resultado. El resultado en cuanto a cómo “llegar” al público, cómo transmitir, cómo compartir mi ilusión sobre este mundo tan apasionante de los glaciares, cómo hacer sentir la pasión que yo tengo por esta “aventura polar científica”. Es una especie de tensión interna que me acompaña hasta que termina el evento. A veces, no sé la razón en concreto, no lo conseguimos… ¿Por qué? No lo sé. Nosotros, el público, el lugar… No sé cuál es la razón o razones que lo impiden. Me queda un mal sabor de boca. Un sensación de haber fracasado… Otras -y todo hay que decirlo, la mayor parte de ellas- es todo lo contrario. Se consigue establecer una especie de conexión que resulta casi mágica. Esto es lo que ha ocurrido por duplicado esta tarde en el salón de actos del Colegio La Salle de Santa Cruz de Tenerife.

    Dos charlas, cada una con su encanto. Una especie de hechizo envolvió el ambiente en cada una de ellas. Diferentes e inolvidables ambas. Al finalizar la primera no podemos disfrutar con el resultado ni ser conscientes de ello, justo a continuación comienza la segunda y de nuevo toda esa tensión por conectar, transmitir, ofrecer y compartir, se apoderan de mí. Los minutos transcurren y casi sin darme cuenta se acaba el tiempo… si tenemos más seguro que continuamos entusiasmados unos y otros, proseguirían las preguntas y las respuestas, las ganas de saber, la curiosidad… Aplausos sinceros, espontáneos… Es imposible poder describir el cúmulo de percepciones y emociones que se apoderaron de mí.

    Ya sabéis todos los que habéis sido protagonistas de esta historia que tenéis las puertas abiertas para uniros a GLACKMA. Además y cómo os dijimos al finalizar, os esperamos… Necesitamos en la Asociación esa energía fresca y joven que tenéis vosotros.

    Todo esto ha sido posible gracias a varias personas: Marián, Coordinadora de Secundaria y que disfruta ofreciendo esta oportunidad a sus “chicas y chicos”; Maite, Presidenta del AMPA (Asociación de Madres, Padres y Tutores, Colegio La Salle San Ildefonso, Santa Cruz de Tenerife), manteniendo año tras año la afiliación a GLACKMA de dicha entidad; y Miryam, Vicepresidenta de GLACKMA, contagiando en todo su entorno, la ilusión de esta Asociación.

    El próximo lunes tendremos de nuevo el privilegio de compartir en este colegio la gran “aventura polar científica”. Un público algo más joven, alumnos de 6º y 5º, pero seguro que con las mismas ganas de aprender que sus compañeros mayores. Manolo es en este caso, el Coordinador de Primaria, que hace posible este encuentro.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Y, ¿el velero?... Una historia interminable

    Hace tiempo que no os cuento nada del velero. La última vez fue a principios de este año, cuando os narraba un poco los Trabajos de astillero. Y antes de eso, para los que no conozcáis la historia, tenéis el inicio en Un velero, una ilusión.

    Tras sacarlo de su “encierro” y subirlo a orillas del Cantábrico a principios de octubre del año pasado, mi primera idea era ponerlo a son de mar para la primavera. ¡Sí, la primavera que ya pasó! Al ir descubriendo poco a poco que el trabajo era mucho más del que inicialmente había pensado, alargué el plazo -porque no llegaba, ¡claro está!- para principios del verano. Tampoco concluí entonces. Prácticamente todos los fines de semana había estado con mis labores de armadora y no había sido suficiente… “Bueno, ahora con el verano por delante tendré tiempo de sobra”, pensaba de nuevo ingenuamente.

    ¿¿Podéis creerme?? ¡¡El velero sigue en tierra!! Sí, al lado del mar, pero en tierra. No he dejado de trabajar en él mis días libres. ¿Cuántas jornadas le habré echado?, ¿cuántas horas cada jornada?

    Inicialmente yo creía que sólo tendría que pintarlo. Sí, sólo pintarlo y al agua… En seguida aprendí que antes de ello tendría que lijarlo por completo. Lo de lijar se dice fácil, pero si nunca se ha hecho, no puede ser uno consciente de lo que significa lijar todo el casco, la obra viva, la obra muerta, la cubierta… cada rincón. En el exterior tengo que añadir el problema de ósmosis de la obra viva y la entrada de agua en la unión de casco con cubierta.

    El interior terminé desmontándolo también por completo, pues poco a poco fui comprobando que las faenas a realizar eran muchas: instalación eléctrica nueva; sistema de fontanería renovado; cambio del depósito de combustible pues estaba picado el antiguo; fuera el motor para su puesta a punto; todos los muebles de madera desarmados y lijados por completo para quitarles el barniz, protegerlos después con varias manos de aceite y cera; etc.

    Por si era poco todo lo que estaba haciendo, pensé que podía mejorar el interior, pues la fibra estaba ya muy estropeada, y empecé a “embellecerlo” recubriéndolo con vinilo… ¡¡Ingenua de mí!! De nuevo, fui descubriendo que en el velero no hay ninguna escuadra, ni simetría. Cada piececita que tengo que pegar, me lleva un montón de tiempo hasta sacarla con sus ángulos y medidas correspondientes.

    Llegó también la etapa de aprender a trabajar la fibra de vidrio, para cerrar la multitud de agujeros agrandados de tornillos que tenía, los huecos de la instrumentación antigua, las imperfecciones en el casco y cubierta, etc.

    Horas y horas y horas de trabajo. Termina el verano y por tercera vez me equivoco en el plazo “imaginativo” para echarlo al agua. Tras las vacaciones, regreso a Salamanca para continuar con mis labores universitarias y entre unas cosas y otras se esfumó el mes de septiembre sin poder subir ni un solo fin de semana a retomar las labores en mi “astillero”.

    ¡¡Entonces no sé qué pasó!! Se cumplía un año, -¡un año entero ya!- desde que había llevado “mi ilusión” al Cantábrico y todavía seguía en tierra. De repente me pareció que botar el velero iba a ser misión imposible. Mi energía para seguir actuando de armadora se esfumaba a la velocidad de la luz. Percibía que me había infiltrado en una historia interminable…

    Os seguiré desvelando el desarrollo de esta crónica, pero evitando alargarlo demasiado lo dejamos para otro artículo en el blog. Mientras, os dejo algunas fotos de los diferentes procesos en la rehabilitación del Tornado 31. Seguramente así, me entenderéis un poquito mejor.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Los frutos se van viendo poco a poco

    “Pocas noticas de GLACKMA, pocas cosas escribe Karmenka en el Blog… ¿qué pasará? Habrán desaparecido…” pensabais algunos de vosotros. “¿Qué será de ellos?”

    ¡No!!, tranquilos!!, aquí estamos y seguimos con fuerza. Han sido meses y meses de trabajo, del que empezáis a ver los frutos. Una larga temporada con mucho trabajo detrás que no ha sido visible, pero ahora empezáis a comprobar el resultado. Como habéis comentado algunos: “GLACKMA está viva”.

    Acabáis de ver los primeros resultados: una magnífica página web llena de contenidos y muy bien organizados, además de atractiva y elegante… ¿qué más se puede pedir? Como remate os ofrecemos el primer calendario de GLACKMA con magníficas fotos de las regiones polares donde trabajamos.

    Y las novedades no quedan ahí… Seguimos trabajando sin parar, compatibilizando estas gestiones con el trabajo habitual de cada uno, para poder seguir ofreciéndoos más y más novedades. ¡Ya lo veréis! 

    Nuestra ilusión es enorme, como la del primer día. Queremos seguir adelante en esta tarea tan importante para nuestro Planeta, para nuestros jóvenes, para nuestra sociedad, para todos, para ti… Aquí seguimos trabajando porque creemos en lo que hacemos. A veces el camino es complicado y hay dificultades, pero ya veis que con tenacidad todo se puede superar.

    Os animo a que os unáis a nuestra Asociación todos los que no lo habéis hecho todavía. Y los que ya sois afiliados, nos ayudéis a extenderla a los demás, a vuestros conocidos, familiares, amigos… Tenemos que seguir creciendo.

    También os animo a que colaboréis con nosotros más activamente, mirad nuestra sección de voluntariado, a ver en qué nos podéis ayudar. Incluso, proponednos alguna cosa nueva, vuestra aportación, vuestra idea. Gracias a las personas que colaboran desinteresadamente con nosotros es cómo estamos consiguiendo avanzar.

    Y no os olvidéis: ahora todos los afiliados podéis escribir en el Blog del Afiliado, que hemos abierto expresamente para vosotros. Esperamos vuestros artículos. También tenéis la posibilidad de escribir algo para la revista GLACKMA. A ver si os animáis a estrenar el número 1 que saldrá al finalizar el año.

    Os esperamos… En vuestras manos está… 

    • Calendario GLACKMA 2014
    • Brindando por la nueva web y el calendario

    Etiquetas:

  • Inolvidable encuentro con los jóvenes expedicionarios

    Leyendo la carta de Alejandro

    Por fin llegó el día esperado por todos. Quitamos las pantallas de ordenador que nos han permitido durante todos estos meses trabajar juntos y dejando el mundo virtual, aparecemos en el mundo real.

    Adolfo y yo nos acercamos en Salamanca al salón de actos del CMI Julián Sánchez “El Charro”, media hora antes para ir preparando el ordenador, el cañón, hacer las pruebas de sonido y comprobar que todo funciona a la perfección. Ya está allí José Javier como representante de la Fundación Salamanca Ciudad de Saberes, que nos han ayudado en la organización de esta actividad coordinando con todos los centros escolares.

    Comenzando con los preparativos observamos que están ya entrando un montón de expedicionarios. “¡Vaya, me he despistado de la hora!”, pensé en un primer momento… No, no, al parecer se han confundido ellos y han venido una hora antes. Como la mañana está fresquita en la capital charra, los organizadores les dejan ir pasando. Llenan una buena parte de las butacas y entre  prueba y prueba, algún comentario les vamos haciendo… con una tremenda acogida por su parte.

    El tiempo pasa rápido. Pronto el salón de actos con sus 175 butacas está lleno de jóvenes expedicionarios antárticos. Han sido muy puntuales. ¡Da gusto! José Javier les da la bienvenida y nos presenta. Comenzamos… En primer lugar les hacemos llegar los saludos especiales que nos han mandado tres voluntarios de GLACKMA que han estado muy presentes en toda la edición de “Ven a la Antártida”: Empar, Susana y Alejandro. Gracias a su esfuerzo y trabajo hemos inaugurado el proyecto educativo EDUCAGLACKMA justo antes de partir para la Antártida. Ya conocéis todos las maravillosas Unidades Didácticas sobre Meteorología y el Cuadernos del Joven Investigador que hemos estado utilizando durante la expedición como material de apoyo. Leemos una emotiva carta de Alejandro dirigida a todos los expedicionarios (Alejandro, súbela al Blog si te parece) y comenzamos con la conferencia.

    En la primera parte de la charla, estando Adolfo hablando de la importancia del hielo glaciar y la información que guarda en su interior, llega Laura, una expedicionaria con un coraje impresionante. La busqué con la mirada antes de comenzar y al no verla sentí una punzada de tristeza. De manera que, como os podéis imaginar, al verla llegar con su silla y ubicarse ahí delante al pie del escenario, sentí una gran alegría. La seguí con la mirada, que pronto se cruzó con la suya. Nos sonreímos… no sé por cuanto tiempo, porque de repente Adolfo me saca de mis pensamientos: “pasa a la siguiente”. Me había despistado, era yo la que estaba pasando las pantallas de la presentación en el ordenador y mi mente se había esfumado del escenario “acercándose” a la de Laura.

    ¿Qué os puedo contar? Tanto Adolfo como yo disfrutamos con la conferencia, el pequeño público estaba totalmente entregado. Al terminar aplausos y aplausos. Totalmente sinceros… ¡Qué felicidad! Después vino la ronda de preguntas… que no dieron terminado pues se acababa el tiempo. Entregamos al finalizar un libro Diario Polar para la biblioteca de cada uno de los centros. ¿Y después? Sesión de fotos… Aprovechan para hacernos llegar el trabajo del Ciclo del Agua del grupo 6ºB de Carbajosa. Sé que unas cuantas clases de ese colegio no habéis podido venir por falta de sitio en el salón de actos… Espero que en el futuro haya oportunidad de conocernos. También eché de menos a los expedicionarios bejaranos del Marqués de Valero que no se pudieron acercar. Me sorprendieron muy positivamente los expedicionarios más mayores del San Estanislao de Kostka que habían terminado todas las fichas del Cuaderno del Joven Investigador antes de venir al encuentro. ¡Qué satisfacción ver vuestras ganas de trabajar!

    Al final los jóvenes expedicionarios no se querían ir, nosotros no queríamos que se marcharan… pero el tiempo pasó muy rápido, voló.

    Expedicionarios, ha sido un día inolvidable en mi vida. Habéis conseguido emocionarme. Me he alegrado al comprobar la cantidad de cosas que habéis asimilado y aprendido con nosotros durante esta expedición. Me habéis dejado una muy buena onda con vuestros hábitos y concienciación para tratar de disminuir la contaminación y el consumismo de este mundo loco que nos envuelve a todos. He salido encantada por vuestro querer respetar la naturaleza y desear implicaros para conseguir entre todos que los glaciares no sigan fundiéndose a estas velocidades de vértigo.

    Queridos expedicionarios, gracias por vuestros aplausos sinceros, gracias por vuestras sonrisas, gracias por vuestros continuos saludos: “¡Hola Adolfo, hola Karmenka!” Gracias amigos por vuestra ilusión desbordante.

    Para siempre han quedado grabadas en mi interior vuestras caras iluminadas con esas sonrisas sinceras, vuestra tremenda ilusión… Gracias Laura por tu esfuerzo de acudir al encuentro. En mi interior ha quedado también para siempre tu gran denuedo, ¡todo un ejemplo!

    ¡Ha sido… GENIAL!

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Conferencias… desde el interior de mi mente

    Adolfo y Karmenka con los organizadores de la conferencia en León, estrenando los trípticos de GLACK

    Termina una semana abarrotada de quehaceres, la lista de tareas pendientes ha aumentado otro poquito más y parece no haber disminuido nada a pesar de no haber parado ni un solo instante. ¡Vaya! Encima este fin de semana no puedo adelantar nada, ya que nos tocan conferencias… Estoy agotada, no tengo ganas de ponerme en ruta y… ¡¡son dos las conferencias de este viaje!! No sé si me acompañarán las fuerzas hasta el final…

    Una sorpresa, estrenamos los trípticos de GLACKMA. ¡Han quedado perfectos! ¡Qué chulada! Tenerlos en mis manos  ha sido como una inyección de fuerza, de repente siento que todo el agotamiento que traía casi ha desaparecido por completo. Mi energía se recupera… ya la tenía en las últimas reservas.

    No son unos trípticos cualesquiera. Son los de GLACKMA. Pero detrás esconden mucho más. Han sido diseñados por Susana, otra voluntaria de GLACKMA. Un reciente fichaje que ha empezado con mucha fuerza e ilusión. Poco a poco el equipo de voluntarios está creciendo y me siento arropada, acompañada.

    Percibo que ya no estamos solos luchando contra viento y marea por sacar adelante una utopía inalcanzable. Siento que vamos formando un sólido equipo que va incorporando -sin prisa pero sin pausa- a personas con una gran sensibilidad, una tremenda ilusión y rebosantes de energía. Ahora más que nunca, no nos podemos detener, hay que seguir adelante. El compromiso que hemos adquirido ahora es mucho mayor del que teníamos anteriormente, cuando avanzábamos en solitario. Cada vez son más las personas que forman parte de GLACKMA y de ninguna manera podemos defraudarlas.

    Todos estos pensamientos pululan por mi mente mientras en el Museo de León vamos montando los paneles divulgativos en la sala, instalamos la tienda con los libros, preparamos el ordenador, el proyector, el sonido… Todo listo, y cuando me quiero dar cuenta la sala ya está llena… 125 personas.

    Desde el frente viendo al público, percibo que hay conexión. Tengo la sensación que va a ser una buena conferencia. No sé todavía cuál es la razón, pero unas veces la gente que escucha se mete rápidamente en la conferencia, otras veces tardan unos 10 minutos, otras 15… hasta 20 minutos hemos tardado en alguna ocasión en tener a la gente inmersa en lo que contamos.

    Mi intuición no me falla, el público en esta ocasión está entregado antes de empezar la charla. Resulta una gozada de conferencia. Siento a la gente cercana, percibo que les llega lo que les transmitimos. En una palabra, ¡¡¡genial!!!  

    Al día siguiente, otra en el Ayuntamiento de La Robla. ¿Tendremos energías todavía después de la conferencia de ayer? Por la experiencia que vamos adquiriendo, hemos visto que en los lugares pequeños la gente acude muy motivada a las conferencias, así que eso nos anima.

    Primera alegría, conocemos a Susana, quien os comentaba más arriba que había hecho el tríptico. Viene desde Santander. Nuestro contacto con ella -iniciado hace tan sólo unas semanas- hasta ahora sólo había sido por internet. ¡Maravilloso ir conociendo a los voluntarios en persona!

    Segunda alegría, unos cuantos niños asisten a la conferencia. ¡Cuántas ganas de saber! ¡Cuánta sinceridad! ¡Cuánta inquietud! Una de estas pequeñas luce sonriente su camiseta de GLACKMA, que le habían comprado por internet. ¡Qué bonito recibimiento!

    El público al completo, entregado también desde el primer momento. Y los más pequeños, sin pestañear para no perderse nada, son los que rompen el fuego con las preguntas en el coloquio final y a los que no se les agota la curiosidad. Felices quedan y con una sonrisa de oreja a oreja cuando consiguen que les firme en la camiseta, en la mano… todo valía para llevarse un autógrafo.

    ¿Qué puedo decir? ¡¡Maravilloso fin de semana de conferencias!! Muchas gracias a todos los asistentes.    

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Visita sorpresa a los expedicionarios del colegio La Antigua en Béjar

    Expedicionarios de Cuarto de La Antigua con Karmenka II

    Miércoles 4 de abril, último día de actividades escolares antes de empezar con las vacaciones de Semana Santa. Son las 12:30 y los niños del CEIP La Antigua en Béjar terminan el recreo. Están en el parquecito que tienen próximo al colegio. Regresan con sus profesores a continuar con las últimas clases antes de las vacaciones. Pero hay un grupo, los de Cuarto, que se quedan en el parque. Todo está coordinado.

    Su profesora, Isabel, sale a mi encuentro a la entrada del parque, nos presentamos y saludamos… pareciera que nos conocemos de toda la vida. Los expedicionarios no saben nada de esta visita… ¡Claro!, es una sorpresa especial para ellos. Charlando nos acercamos poco a poco a la pista, donde se encuentran jugando. “¿Me conocerán?”, le pregunto a Isabel… “Yo creo que no, de las fotos a la realidad y aquí en otro ambiente completamente diferente tiene que haber mucha diferencia”, continúo yo contestando a mi propia pregunta. “Vamos a ver, vamos a ver qué pasa”, me dice ella.

    Veo el grupito jugando, prácticamente juntos, salvo uno de ellos que está en este momento atándose una zapatilla, arrodillado en el suelo. Es Vicente, levanta su cabeza, nos mira, me ve… y no hay duda, me reconoce. Una enorme y sincera sonrisa se le dibuja en la cara. Casi inmediatamente, del grupo se oye una voz de sorpresa: “¡Mirad quién ha venido!”, y en seguida se oyen más voces: “Karmenka, es Karmenka”. Sus sonrisas, sus caras, reflejan que les ha gustado la sorpresa que Isabel les ha preparado para el último día.

    Hablamos en el patio un poquito, nos hacemos alguna foto al lado de la muralla y bajo un cerezo. Los expedicionarios juegan tirando a lo alto los pétalos de las flores del cerezo, que ya están en el suelo, imitando a la nieve cayendo en la Antártida.

    Vamos después al colegio, que es pequeñito, pero está muy bien preparado. Con Isabel hago un recorrido por las clases, saludando a todos los escolares y hablando un poquito con cada grupo. Después los expedicionarios de Cuarto, me enseñan su aula. Ahí tienen en la pared, un póster que han preparado con la actividad “Ven a la Antártida” y una tal “Karmenka” que viaja de Polo a Polo… ¡Qué ilusión me hace!

    Hablamos, me cuentan cosas, me preguntan, les pregunto… Han aprendido un montón con esta expedición virtual. Es un grupo encantador. ¡Qué ilusión más enorme tienen! Se me pasa volando el tiempo que estoy con ellos, hasta que llega su momento de inicio de las vacaciones. Salen algunos corriendo, felices, con ganas de empezar estos días de descanso…

    “Adiós Karmenka” me dicen mientras salen… y algunos de ellos se me aproximan y me sorprenden muy agradablemente sus comentarios, sus preguntas, sus observaciones:

    -       “¿Qué significa “Criokarst” que aparece en GLACKMA?”

    -       “¿Sabes Karmenka? Eres todavía mucho más guapa en realidad que en las fotos.”

    -       “Gracias por venir a vernos Karmenka”

    -       “¿Cuándo vas a volver a La Antigua a visitarnos?“

    Me despido de Isabel y regreso a casa llena de una gran alegría que me han transmitido los expedicionarios de Cuarto de La Antigua. ¡Cuánta ilusión, cuánta alegría, cuánta sinceridad, cuánta frescura!... Ojalá no las pierdan nunca, que al crecer sean capaces de conservar estos valores siempre con ellos. Continúo con mis reflexiones y me doy cuenta de la labor tan importante que los profesores pueden hacer con los niños en estas edades. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • La ilusión se puede contagiar, se transmite…

    El público comienza a llegar

    Al inicio de esta semana y tras la conferencia del fin de semana anterior en Irún, abrí el ordenador con intención de describiros lo satisfechos que habíamos quedado todos tras la misma. Al conectarme a internet, veo que tengo un correo de Alex, del Foro Ciudadano de Irún, quienes organizaron la conferencia. Nos enviaba un relato titulado “Una jornada inolvidable” que había escrito al día siguiente de nuestra conferencia allí.

    Veo que es un texto largo, me acomodo tranquila en la silla y comienzo a leer. ¡Qué buena descripción! Me emocioné completamente. Después pensé, “imposible describir mejor el evento, aquella jornada inolvidable de verdad”.  

    A partir de ahí, algunos correos con Alex y… finalmente decide compartir sus sensaciones, su maravillosa descripción con todos los seguidores de GLACKMA. Lo podéis leer en la sección “Danos tu opinión” de nuestra web (con fecha del 14 de marzo de 2012) y también encontraréis ahí un hermoso Criorromance que nos escribió y recitó a Adolfo y a mí (con fecha del 12 de marzo de 2012 en esa misma sección).

    Os diré que estando nosotros en la Antártida, en diciembre, una de las nuevas afiliaciones que llegaron a GLACKMA fue la de Alex. Había escuchado una entrevista radiofónica que nos la habían hecho antes de partir al Continente Blanco y la retransmitían de nuevo. Acabó de escucharla, nos buscó por internet, hurgó en nuestra web… y se afilió a GLACKMA. Cuando regresamos a España en la agenda de conferencias organizadas que nos pasa Gildo, aparece ésta de Irún… que Alex y el Foro Ciudadano habían organizado con todo el cariño y la ilusión del mundo.

    He aprendido algo muy importante: la ilusión se puede contagiar, se transmite y ser conscientes de ello es la mejor recompensa que puede existir.

    Gracias Alex por compartir tu relato con todos los seguidores de GLACKMA. No sería yo capaz de expresar mejor lo que fue aquella maravillosa conferencia. Gracias F. Portu por las fotos cedidas al Blog.

    Muchas gracias Alex, muchas gracias a todo el Foro Ciudadano de Irún. Infinitas gracias por aquella “jornada inolvidable”. ¡¡Inolvidable de verdad!!

    Ver galería

    Etiquetas:

  • ¿Qué os parece una gira de GLACKMA por España?

    Los que nos conocéis de hace tiempo sabéis que para nosotros es tan importante la investigación como la divulgación y de hecho desde que pusimos en marcha el proyecto GLACKMA en el 2001, comenzamos desarrollando ambas facetas en paralelo.

    También debéis saber por nuestra página web, que hemos formado la Asociación GLACKMA con el objetivo de compartir con todos vosotros nuestro proyecto.

    No sé si habéis leído el libro “Diario Polar” que publicamos en el 2005. En uno de los capítulos “Los inicios de esta aventura polar científica” narro cómo fue mi inmersión en el apasionante mundo de la glaciología y cómo poco a poco me fui comprometiendo en este camino… duro muchas veces, pero reconfortante otras tantas. Bueno, ahí lo cuento y no os lo voy a desvelar por completo a los que no lo hayáis leído, pero el empujoncito inicial fue una conferencia que escuché a Adolfo sobre el glaciar Perito Moreno.



    Lo que se transmite hablando en persona es mucho más de lo que se puede hacer a través de unas líneas escritas. Si uno cree en lo que hace, confía en ello y pone todo su empeño… al hablar se contagia también esa ilusión.

    “¿Qué nos querrá contar Karmenka hoy?”, os estaréis preguntando.     



    Hemos pensado -desde nuestro nuevo papel de Asociación-, organizar una gira por diferentes lugares de España para dar a conocer lo que es GLACKMA. Además estamos tremendamente agradecidos por la cantidad de cartas de apoyo recibidas en su día, cuando las solicitamos para presentar el proyecto a la Fundación Biodiversidad. Por cierto, hablando del proyecto, no nos lo han concedido, pero ya veis que seguimos adelante y no nos paramos. Con nuestras aportaciones personales iremos avanzando más lentamente, pero continuaremos hacia delante en lugar de quedarnos sentados con los brazos cruzados.    

    Como os decía, con esta gira tenemos la opción de daros las gracias personalmente por el apoyo que nos brindasteis con aquellas cartas, podemos además transmitiros nuestra alegría y satisfacción al ver cómo día a día va aumentando el número de seguidores de GLACKMA y a lo mejor conseguimos que nuevas personas nos vayan conociendo y sabiendo de esta nueva Asociación que tenemos que incrementar entre todos.

    La idea es ofreceros la conferencia divulgativa “¿Qué nos dicen los glaciares?” con apoyo de una gran cantidad de imágenes de las expediciones, y después establecer un coloquio con todos los que queráis participar. Estamos organizando la gira en estos momentos, será durante los sábados de octubre y los primeros de noviembre -antes de que salgamos rumbo a la Antártida-, algunos lugares posibles que estamos barajando son: Granada, Gredos, Gijón, Huesca, Gerona…, todos son lugares dispersos en la geografía, para poder acercarnos a vosotros lo más posible -aunque puede que también os toque viajar para oírnos-, y además son lugares muy relacionados con los glaciares y lo poco que queda de ellos en nuestro país.

    Para que no quede la cosa solamente en la conferencia, y justificar el esfuerzo del desplazamiento, después de la conferencia nos iremos a comer o cenar “a escote”, según la hora, con aquellos de vosotros que os apetezca conocer más de GLACKMA y de nosotros en un ambiente más informal.

    Como esto es algo que hacemos especial para vosotros, nos gustaría que opinéis sobre ello: ¿Qué os parece?, ¿tenéis alguna idea o propuesta?, ¿cómo os gustaría que fueran los encuentros?, etc. etc. etc. Como vosotros seréis los protagonistas, ayudadnos a definirlo entre todos, haciéndonos llegar vuestras propuestas e ideas. En la página web www.glackma.es abriremos una encuesta para recibir sugerencias e iremos anunciando los lugares y fechas a medida que se vayan confirmando. Por supuesto que también podéis añadir comentarios a este artículo.

    Os esperamos, junto con vuestros amigos!!
    • ¿Qué os parece una gira de GLACKMA por España?
    • ¿Qué os parece una gira de GLACKMA por España?

    Etiquetas: