×

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Conócenos

Adolfo Eraso (Fundador)

Adolfo Eraso (Estella, Navarra)

 De la espeleología al karst en hielo

La atracción por lo desconocido y la curiosidad, unidas a la abundancia de cavernas y simas en las montañas de su tierra natal, fueron los artífices en su adolescencia de las primeras exploraciones espeleológicas. Después, la curiosidad se tornó en observación, haciéndose más científica al tratar de comprender los procesos responsables de la formación y evolución de las cavernas. A pesar de dominar todas las técnicas deportivas de la espeleología, siempre le interesaron más sus aspectos científicos.

En seguida, sus viajes le llevaron a otras cavernas más grandes, a otros países, y empezó a ser conocido en otros foros. Su formación, química inicial y geológica posterior, cuajó muy bien en lo que sería después la Unión Internacional de Espeleología (UIS), de la que llegó a ser su Presidente.

Autodidacta y muy crítico en las discusiones científicas en los congresos de la UIS, participó invitado en numerosas expediciones espeleológicas internacionales. Su enunciado de la Convergencia de Formas le valió de una invitación, por parte de la Universidad de Silesia, a la Base Ártica Polaca Horsund, en Svalbard, para investigar el karst en hielo (criokarst).

Explorando los ríos del interior de los glaciares e investigando sus peculiares características hidrogeológicas, le cautivó la rápida evolución de los procesos de karstificación en el hielo glaciar. Tan rápidos eran, que podían ser perfectamente observados a escala humana de tiempo. Decidió dedicar su máximo tiempo y esfuerzo a investigar el criokarst y su hidrogeología glaciar. Ni siquiera el Método de Predicción de las Direcciones Principales de Drenaje en el Karst, que había gestado una década antes, y que tan buenos resultados profesionales estaba dando en los campos de la ingeniería civil y minera, lograron desviar la decisión tomada.    

Entre los numerosos reconocimientos académicos, destacan: Académico por “New York Academy of Sciences” (1994) y por “Russian Academy of Natural Sciences”  2002; Doctor Honoris Causa por la Universidad Pública de Navarra (UPNA) (2014).

Compartir: