×

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Escuchando los Glaciares

Algunos resultados

Resultados generales

Hasta el momento con las series de datos generadas (en la totalidad de estaciones del Proyecto Glackma) se observa el siguiente comportamiento:

  • Crecimiento exponencial de la descarga glaciar en todas las estaciones (las dos más lejanas entre sí, están a más de 16.000 km de distancia, lo que confirma el carácter global de este proceso).
  • Cualquier variación en la temperatura ambiente conlleva una respuesta inmediata en la descarga glaciar. Su relación es directa. Esto es muy importante desde el punto de vista estratégico en el diseño experimental del proyecto.
  • A la misma latitud en ambos hemisferios, la descarga glaciar es de 3,5 a 4 veces mayor en el Ártico que en la Antártida
  • La estación Ártica de Svalbard a 79ºN de latitud y la de la Antártida Insular a 62ºS de latitud, presentan prácticamente la misma cuantía en el valor de la descarga glaciar específica, es decir, hay que subir 17º de latitud en el Ártico, para encontrar valores semejantes a los antárticos
  • En época de verano, la descarga glaciar en la Antártida se duplicó en 13 años, en el periodo de 1987 a 2000
  • En las series temporales continuas y plurianuales de descarga glaciar en la Antártida, ésta se ha duplicado entre los veranos de 2002/03 a 2005/06, y el número de días de duración de la onda de descarga también se duplicó en esos tres años (de 76 días en 2002/03 pasaron a ser 142 en 2005/6).
  • Cambios rápidos ocurridos durante el verano austral de 2005/06 en el glaciar subpolar Collins de la estación de la Antártica Insular: generación de grandes grietas inexistentes anteriormente y aparición de familias de moulins (pozos glaciares) de considerable magnitud. Son comportamientos más propios de glaciares temperados que de glaciares subpolares, como es éste el caso.
  • Fuerte incremento de la descarga en el glaciar subpolar de la Antártica Insular, que se aproxima cada vez más a valores propios de glaciares temperados.

Compartir: