×

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

Escuchando los Glaciares

El CO2 en nuestra atmósfera

Variaciones de la concentración de CO2

Bien, pues nuestra hemeroteca glaciar del clima ya tiene registrada la composición de la atmósfera del último millón de años, que nos dice lo siguiente:

- Ha habido, desde entonces, 10 glaciaciones o periodos fríos intercalados por sendos interglaciares cálidos.

- Las variaciones naturales de los gases de efecto invernadero –tomando como referencia el CO2- ha fluctuado desde valores mínimos de 180 ppm en épocas de máxima glaciación, hasta valores máximos de 280 ppm en los periodos cálidos interglaciares.

- A su vez, la temperatura media de la atmósfera para los periodos cálidos, era del orden de 10ºC más alta que la correspondiente a los mínimos en las glaciaciones.

- Esta situación natural ha perdurado hasta mediados del siglo XIX de nuestra era.

- A partir de entonces, la concentración del CO2 en la atmósfera ha comenzado a subir vertiginosamente, de una manera acelerada:

                   en 1910 alcanzó la cifra de 300 ppm

                   en 1950 rebasó las 310 ppm

                   en 1975 ya estaba en 330 ppm

                   en 1990 el referente era de 360 ppm

                   en 2000 rebasaba las 370 ppm

                   en 2020 alcanza las 413 ppm

 

La naturaleza, el hombre y el CO2

Pero veámoslo de otro modo:

- Hace 14.000 años, máximo frío final de la última glaciación, la concentración del CO2 estaba en 180 ppm.

- 13.850 años después, es decir hace unos 150 años, el CO2 estaba en 280 ppm.

- En el 2007, el CO2 alcanzó 380 ppm

Por tanto, tras un incremento de 100 ppm, ocurrido por causas naturales, que necesitó 138 siglos, el mismo incremento -que ya nadie duda, es de causa antrópica- precisó tan sólo de apenas 2 siglos para lograrlo.

La naturaleza posee mecanismos, tanto generadores de CO2 (volcanes, termalismo, etc.), como procesos digestores que rebajan el contenido del mismo en la atmósfera (formación de arrecifes, bosques, etc.). Es decir, regula su contenido, y por tanto el clima.

El hombre, sin embargo, solamente es capaz de generar CO2 a base de consumir indiscriminadamente combustibles fósiles, mientras presume de la sociedad de “bienestar” que ha creado. Sin embargo, la realidad es que no sabe como invertir el proceso. Únicamente puede reducir su aceleración. ¿Puede?

 

Compartir: